El trabajo presencial ha facilitado la labor de un responsable de marketing

Cuando Devin A. Brown empezó un nuevo trabajo, WeWork le ayudó a conocer a su nuevo equipo

Devin A. Brown, miembro de WeWork All Access, en WeWork 368 9th Ave en Nueva York. Fotografías de Katelyn Perry

La forma en la que trabajamos ha cambiado por completo. La gente ya no se limita a buscar el equilibrio laboral y personal. Quieren tener la capacidad de decidir cuándo, dónde y cómo trabajan. Quieren tener la libertad de diseñar sus horarios, trabajar en áreas que les motiven y encontrarse en un espacio que se adapte a sus necesidades únicas. Se acabaron los horarios de 9 a 5 y las oficinas estándar para todos. En Todas las maneras posibles de trabajar, los miembros de WeWork comparten cómo están reimaginando sus vidas profesionales y prosperando en este nuevo mundo del trabajo.

Tras más de un año trabajando en casa debido a la pandemia, Devin A. Brown necesitaba un cambio de manera desesperada. Se sentía atrapado trabajando en su apartamento de un dormitorio, en el centro de Nueva York. La mesa de comedor de Brown se convirtió en su escritorio de oficina y los días pasaban sin interactuar con ninguna otra persona. 

«Me resultó muy difícil trabajar todos los días desde casa. Además, había muchas distracciones», explica. «Necesitaba ir a algún sitio para salir de mi apartamento». 

Brown disfruta de los diferentes espacios de trabajo en WeWork, como las áreas comunes y los rincones de WeWork 368 9th Ave en Nueva York.

La respuesta llegó en forma de nuevo trabajo: tras una larga temporada en una importante empresa de consultoría, Brown decidió en enero pasarse al ámbito de la consultoría digital, con un equipo de 20 personas. Su nuevo puesto como director de marketing implicaba que los días interminables de trabajo desde casa habían llegado a su fin. 

La empresa, que ha adoptado un modelo de trabajo híbrido, ofrece a sus empleados pases de WeWork All Access, para que puedan usar en cualquier momento cualquier ubicación de WeWork que reúna los requisitos. De repente, Brown tenía acceso a una amplia variedad de oficinas de trabajo diferentes que explorar, en lugar de tener que elegir entre su sofá o la mesa del comedor.

En su primer día de trabajo, Brown fue recibido por su equipo en WeWork 368 9th Avenue. Este reservó una oficina para la primera semana de Brown, lo que resultó ser una forma útil y productiva de incorporarse antes de entrar de lleno en las reuniones y en los proyectos de forma remota. 

Al final, las jornadas de trabajo en persona no se limitaron a la primera semana. Los miembros del equipo en Nueva York hablan con frecuencia por Slack para decidir la ubicación en la que van a reunirse para trabajar ese día. «Cada día, vamos a una oficina diferente», explica. Esto le ha dado la oportunidad de establecer vínculos con su nuevo equipo, así como conocer a sus compañeros de una forma que no siempre es posible a través de la comunicación remota.

Así se descubren los lugares de trabajo favoritos 

Con el tiempo, Brown y el resto de miembros del equipo local han concentrado su interés en unas pocas ubicaciones de WeWork en la ciudad. WeWork 500 7th Avenue, un amplio y colorido espacio de WeWork, se encuentra en el Distrito de la Moda de Nueva York. Cuenta con varias plantas, mucha luz natural y es uno de los preferidos del equipo. «Hay un montón de espacio abierto», explica. 

Brown también tiene un par de lugares favoritos. WeWork 154 West 14th Street, en el West Village de Nueva York, encabeza su lista. A Brown le encantan las ventanas del suelo al techo, los amplios espacios de escritorio y los grandes y cómodos sofás para relajarse durante las pausas. También le gustan los rincones con mesas auxiliares, que permiten trabajar de una manera más privada.

Cada día vamos a una oficina diferente.

Devin A. Brown, estratega y consultor de marketing digital

Y luego está WeWork 199 Water Street, situado en el distrito financiero. Es el lugar al que acude Brown a trabajar cuando no se reúne con su equipo, ya que puede ir andando desde casa. WeWork 199 Water cuenta con un amplio lounge con muchas plantas, que, en sus palabras, transmite una sensación de espacio y tranquilidad. Además, no está de más que las mesas y los rincones con mesitas auxiliares estén orientados hacia las ventanas de suelo a techo, que ofrecen a los miembros unas increíbles vistas del centro de Manhattan. 

En apenas un mes, Brown ya ha establecido su rutina de trabajo preferida. Llega pronto a la oficina para elegir su lugar favorito: hoy es un escritorio con una silla cómoda junto a una ventana en WeWork 199 Water Street.

Los eventos comunitarios temporales son uno de los muchos beneficios que Brown adora de WeWork.

Durante una jornada normal, Brown suele tener algunas llamadas y reuniones, que atiende en su escritorio o en una de las cabinas telefónicas de WeWork. Si está dirigiendo una reunión, suele usar una cabina telefónica para tener más privacidad. 

Para trabajos sobre estrategia o reuniones en grupo con muchas personas, el equipo suele reservar una sala de reuniones privada. La política flexible de salas de reuniones de WeWork permite a los equipos reservar estos espacios en función de sus necesidades. 

La estructura tras el trabajo desde casa

Ir a trabajar a una oficina proporciona a Brown la estructura que necesitaba en sus jornadas. En su caso, disfruta de la clara delimitación entre su vida laboral y personal

Aunque aún se está adaptando a su nuevo puesto, a Brown le ha encantado descubrir algunos de los beneficios extra que conlleva ser miembro de WeWork. Ha asistido a eventos temporales organizados por la comunidad de WeWork, en los que los miembros se reúnen con el resto de la comunidad de WeWork en torno a unos donuts, aperitivos o incluso una happy hour. 

Uno de los eventos que más disfrutó fue el que tuvo lugar en WeWork 880 Third Avenue, en este los miembros pudieron elegir una planta suculenta y llevársela a casa junto con instrucciones sobre cómo cuidarla. En la actualidad, Brown tiende a trabajar fuera de casa cuatro días en semana, pero, cuando decide quedarse en su hogar, ese toque de verde es un extra bienvenido para su espacio de trabajo desde casa que ahora se ha convertido en ocasional.

Leeron Hoory es una escritora afincada en la ciudad de Nueva York que cubre temas inmobiliarios, políticos y tecnológicos. Su trabajo ha aparecido en Quartz, The Village Voice, Gothamist, Slate y Salon, entre otros.

¿Quieres reorganizar tu espacio de trabajo?

¿Te ha parecido útil este artículo?
Categoría
Miembros destacados
Etiquetas
COMUNIDAD
ESPACIO FLEXIBLE
NEW WORLD OF WORK