El nuevo proyecto empresarial de la estrella del fútbol inglés Eric Dier

Una oficina personal y un espacio para reuniones están ayudando a su equipo a poner en marcha su nueva y ambiciosa plataforma

Eric Dier, jugador de fútbol profesional y fundador de Spotlas, una plataforma para descubrir lugares recomendados por tu comunidad. Fotografía cortesía de Spotlas

Para el observador casual, los mundos del fútbol profesional y las startups tecnológicas pueden parecer tener poco en común. Sin embargo, para Dier, que juega en la selección nacional de Inglaterra y en el club Tottenham Hotspur de la Premier League, existe un sorprendente nivel de sinergias entre ambos. En su nuevo papel como emprendedor tecnológico, características como la ambición y la voluntad de hacer frente a situaciones difíciles que ha aprendido como defensa central resultan muy útiles.

«Sumergirse en un ámbito completamente nuevo plantea muchísimos retos. En cierto sentido, entrar en el mundo de las startups me recuerda a cuando comencé a jugar al fútbol con 15 o 16 años», comenta Dier. «La forma en la que abordo las cosas, mi ética de trabajo, mi actitud, todas esas cosas son iguales en todo lo que hago».

El nuevo proyecto de Dier se llama Spotlas: una plataforma que combina los comentarios de plataformas como TripAdvisor o Yelp con los elementos de desarrollo de comunidad de una red social. La idea partió de una experiencia personal: cuando Zoe Connick, un antiguo amigo de Dier, descubrió un restaurante a través de la recomendación de un amigo cuando estaba en la universidad y le encantó el lugar. Se preguntó qué otras joyas ocultas podrían encontrarse a la vuelta de la esquina y por qué no había una forma mejor de descubrirlas. 

Connick se asoció con Dier y su hermano, Patrick, para crear una aplicación que permitiera a los usuarios seguir a sus amigos y familiares, así como descubrir los lugares que han recomendado en las ciudades que han visitado y en las que han vivido.

«Nuestro objetivo es digitalizar la experiencia del boca a boca», comenta Dier. «Se trata de gente a la que conoces y en la que confías, muy similares a ti en cuestión de gustos. La idea es contar con la perspectiva de alguien de la zona mientras viajas, así como descubrir sitios increíbles en la ciudad en la que vives».

Fijar objetivos y ser ambiciosos

Poner en marcha una aplicación no resulta fácil ni en las mejores circunstancias. Crear una plataforma de viaje durante una pandemia global puede resultar especialmente abrumador. Lo cierto es que Dier no es de los que rehuyen los retos. Aunque el COVID-19 ha frenado los planes de la empresa, cree que este retraso ha permitido al equipo de Spotlas perfeccionar el producto y fortalecerlo. «Todo pasa por tener una mentalidad abierta y abordar problemas nuevos desde la perspectiva adecuada», explica. 

Creo que es importante tener una idea de cómo se siente la gente, algo que resulta muy difícil cuando se trabaja desde casa.

Eric Dier, futbolista profesional y fundador de Spotlas

Dier siempre ha creído en fijarse metas ambiciosas y en hacer todo lo que fuera necesario para alcanzarlas. Si bien convertirse en un atleta profesional puede parecer un sueño inalcanzable para el adolescente promedio, él se comprometió con su entrenamiento y confió en que obtendría resultados. Con Spotlas, Dier y sus compañeros están comprometidos a llevar su idea tan lejos como sea posible. 

«Queremos convertirnos en una plataforma social enorme», explica Dier. «Queremos ser la ubicación de referencia para cuando quieres reservar un restaurante, un hotel, hacer un viaje o reservar una clase de yoga. Queremos ofrecer una experiencia integral».

Su esperanza es que, al crear una plataforma de viajes más personal, podrá animar a personas de todo el mundo a salir de sus zonas de confort. Si bien es fácil acudir a sitios conocidos, hacerlo elimina la posibilidad de descubrir algo nuevo. En un momento en el que el mundo sigue abriéndose de nuevo y se relajan las restricciones de viaje, Dier espera que Spotlas inspire a todo el mundo a explorar.

«Creo que la mayor parte de la gente termina volviendo a los mismos sitios», comenta. «Espero que gracias a las recomendaciones de la gente a la que conoces y en la que confías habrá menor miedo a visitar lugares desconocidos».

Fomentar la mentalidad adecuada a través del espacio de trabajo 

Para desarrollar una nueva plataforma social desde cero, el equipo de Spotlas sabía que sería imprescindible encontrar el entorno adecuado. Necesitaban un espacio exclusivo que les permitiera reunirse con posibles inversores y socios, así como que fomentase la creatividad del equipo. Se decidieron por WeWork Marylebone, un espacio de diseño contemporáneo y luminoso en el noroeste de Londres. 

Dier en WeWork Marylebone, Londres.

«Creo que disponer de un espacio de oficina físico supone una gran diferencia», explica Dier. «Resulta más fácil marcar la diferencia entre el trabajo y cualquier otra cosa. Ayer, fui a WeWork para una reunión, lo que me permitió ponerme en situación».

A diferencia de sus compañeros, que trabajan en la oficina de WeWork a diario, Dier tiene que repartir su tiempo en Spotlas con sus entrenamientos como futbolista y su calendario de partidos. Incluso así, disfruta de las reuniones y de las sesiones de trabajo con el resto del equipo. Es muy frecuente encontrarlo en la cocina común, preparando varias tazas de té para mantener la energía. «Resulta esencial», ya que admite que «lo suyo es el té verde».

Spotlas fue una de las primeras empresas en volver al espacio de coworking tras el confinamiento, por lo que los primeros días del equipo en la oficina fueron bastante tranquilos. Sin embargo, y a medida que más y más trabajadores en remoto y startups vuelven al espacio de trabajo, Dier ha observado un cambio considerable en las últimas semanas. Gran parte de la energía colaborativa de WeWork está volviendo. «Ayer estuve en la oficina y sentí que todo estaba lleno de energía», comenta Dier. 

Al igual que cualquier otra startup, tanto él como sus compañeros utilizan diferentes herramientas digitales, pero no hay herramienta que permita sustituir la experiencia de apreciar el ambiente de una sala. Disponer de un espacio físico en WeWork también resulta beneficioso para la salud mental de todos. «Todos nos hemos acostumbrado a Zoom, pero la interacción cara a cara es muy diferente», añade Dier. 

«Creo que es importante tener una buena idea del bienestar de todos, algo que resulta muy difícil cuando se trabaja desde casa», explica. «Todo el mundo puede fingir estar en un buen lugar durante una llamada en Zoom de una hora. Sin embargo, si compartes un espacio físico, puedes hacerte una mejor idea de cómo les va a tus compañeros, un factor que es importante y que con frecuencia se pasa por alto». 

Mientras Spotlas se prepara para presentar una versión de la plataforma nueva y mejorada, así como sus aplicaciones web y para Android, Dier se asegura de cuidar a los miembros de su equipo sin perder de vista el balón. 

Diana Hubbell lleva más de una década cubriendo temas de diseño, arte, viajes y cultura para publicaciones como The Washington Post, The Guardian, Eater, Condé Nast Traveler, The Independent, VICE, Travel + Leisure, Architectural Digest, Atlas Obscura y WIRED entre otras.

¿Quieres reorganizar tu espacio de trabajo?

¿Te ha parecido útil este artículo?
Categoría
Miembros destacados
Etiquetas
EMPRENDEDORES
FLEXIBILIDAD
TECH