La oficina está atravesando un período de crecimiento creativo

Los equipos de ventas de WeWork comparten lo que las empresas necesitan ahora y las formas creativas en que lo están consiguiendo

WeWork Javier Prado Este 476 en Lima, Perú. Fotografía de WeWork

Para las decenas de empresas que se preparan para volver a la oficina, lo que quieren y necesitan en esos espacios parece un poco diferente de lo que era en el pasado. Muchas empresas buscan términos de arrendamiento flexibles, espacios de oficina fácilmente escalables y un diseño que deleite y retenga a su fuerza laboral. Es por eso que recurren a WeWork por el tipo de soluciones híbridas de centro y distribución por las que nos destacamos. 

Según los miembros de los equipos de ventas de WeWork en EE. UU. y el Reino Unido, muchas de las empresas con las que hablan y con las que trabajan también buscan un nuevo nivel de orientación y creatividad sobre cómo abordar los regresos a la oficina. Para algunos, es cuestión de priorizar aún más WeWork All Access, que permite a los empleados elegir la oficina más conveniente para que trabajen. Para otros, se trata de personalizar espacio a fin de aprovechar al máximo oficinas y mejorar y optimizar las interacciones informales y la colaboración casual que falta en oficinas.

Hablamos con cuatro miembros del equipo de ventas de WeWork para saber cómo las nuevas necesidades de las oficinas están generando soluciones creativas.

En tus conversaciones con empresas y clientes, ¿cuáles son sus preocupaciones y necesidades cuando se preparan para volver a la oficina?

Kali Cardoza, directora de ventas de portafolios, Chicago: cada vez con más frecuencia las empresas que vienen a nosotros y dicen: “No tenemos idea de cómo traer a las personas de vuelta a este espacio de manera segura. ¿Pueden decirnos qué están haciendo otras empresas y cómo piensan configurar y diseñar el espacio?”. Implementamos esta idea, el centro de colaboración, y configuramos densidades muy diferentes en una oficina, y pensamos en las precauciones de seguridad y lo que un equipo podría requerir si ingresan y con qué frecuencia. A menudo, comparto historias sobre cómo otros clientes están pensando en volver, porque las empresas realmente recurren a nosotros para pensar en los estándares de espacio de una manera que antes no lo hacían.

Blaze Silberman, director de cuentas empresariales, en WeWork Salesforce Tower, San Francisco. Fotografías cortesía de los sujetos.

Blaze Silberman, director de cuentas empresariales, San Francisco: todo el mundo está de pie junto a la piscina, pero apenas mojándose los dedos de los pies. Nadie se anima a saltar. Los ejecutivos presionan para que los empleados vuelvan a la oficina y hay presión de algunos empleados que quieren ir a algún lugar para trabajar, pero nadie quiere volver a la situación prepandémica. Ahí es donde estamos interviniendo: el contacto de bienes raíces está justo entre los empleados y los ejecutivos. Los líderes empresariales están empezando a recurrir a nosotros debido a ese deseo de flexibilidad. Y, finalmente, los empleados quieren un espacio más fresco ahora más que nunca. Todo el mundo está trabajando a distancia, pero quieren una oficina genial donde puedan tomar café o descansar en la azotea. Creo que eso es más importante que nunca.

¿Puedes compartir ejemplos de algunas de las soluciones para clientes en las que estás trabajando y de las estrategias que estás desarrollando? 

Silberman: para una empresa de tecnología financiera con la que estamos trabajando, el acceso remoto también significa que quieren tener siempre acceso a una oficina para todos sus empleados. Sin embargo, aún quieren descubrir cómo colaborar, pero no de forma presencial. Así que armamos una estrategia híbrida de múltiples radios. Estamos trabajando en 5 a 10 oficinas más pequeñas, y vamos a crear centros de colaboración para ellos. Estamos ofreciendo cientos de pases WeWork All Access, por lo que básicamente estamos creando esta estrategia en la que sus empleados de todo el mundo pueden acceder a cientos de ubicaciones de WeWork. Y, cuando necesitan un espacio exclusivo para colaborar, tienen uno.

Andre Nunes Pedro, director de portafolio, Londres: un equipo deportivo muy conocido tenía un contrato de arrendamiento de 6 000 pies cuadrados en Londres que estaba a punto de vencer y estaban teniendo problemas con la atracción de talentos y la retención de su joven fuerza laboral. Terminaron mudándose a WeWork debido al diseño y la vibra del edificio, y hemos podido asegurarnos de que sus empleados estén contentos y de que los retengan a largo plazo. En esa asociación, también vamos a hacer un acuerdo adicional: invertiremos dinero en publicidad con ellos y nos convertirnos en socio global del equipo con entradas para eventos y marketing de marca compartida. Es un ejemplo de una oferta que va más allá de solo el espacio de oficina; fue una situación en la que todos ganamos.

Eric Benvenuti, director de portafolio principal, Boston: para una empresa de consultoría, cerramos un acuerdo en el que reservaron 25 000 pies cuadrados de lunes a jueves. Luego les dimos suficientes créditos para que pudieran reservar todas las salas de reuniones del piso de abajo cuando todos sus consultores regresaran cada viernes, lo que les daba 40 000 pies cuadrados para obtener esa afluencia del viernes de regreso a casa. Así que tenemos esa habilidad de ser creativos con un portafolio completo, porque no somos solo el propietario en un edificio.

¿Cuáles son algunos de los atributos únicos de tu región en este momento, en términos de cómo las empresas están volviendo a trabajar y lo que necesitan? 

Benvenuti: en Boston, suele usarse un plazo de arrendamiento de más de cinco años; ningún propietario te dará espacio por solo un año. Muchos de estos grupos vienen a nosotros y dicen: “quiero un contrato de nueve meses” o “quiero un acuerdo de quince meses”. Es un poco más estratégico que recurrir a un subarrendamiento, que es más como: “este es un subarrendamiento de dos años; tómalo o déjalo”. Podemos ser más flexibles para adaptar todo a tus necesidades específicas y también hacer algunas personalizaciones, que ningún subarrendamiento proporcionará.

Kali Cardoza, directora de ventas de portafolios, en WeWork 220 N Green St, Chicago.

Silberman: estamos en la meseta de la pandemia, por lo que la flexibilidad es clave para todo esto y probar nuevos mercados. En la costa oeste, muchas empresas dicen: “no vamos a ir a la oficina ahora, no estamos seguros de lo que estamos haciendo todavía. Estamos moviéndonos con lentitud”.

Cardoza: tradicionalmente, el Medio Oeste ha sido más un mercado de coworking en comparación con otros que albergan oficinas empresariales. Ha sido interesante porque creo que algunos de los mercados secundarios y terciarios, como Minneapolis, Detroit y Columbus, regresaron a la oficina un poco antes que Chicago. En parte, eso se debe a que hay muchas personas que intentan salir de sus casas y necesitan un lugar para trabajar. Sin embargo, ahora también vemos que usuarios empresariales ingresan a los mercados del Medio Oeste; por ejemplo, acabamos de firmar un contrato con una gran empresa de consultoría en acuerdos de piso completo en Detroit.

Actualmente, muchas empresas están adoptando el modelo híbrido. ¿Cuánto de eso ves en tus propios acuerdos? ¿Por qué es un modelo atractivo?

Cardoza: vemos que cada vez hay más requisitos: “no vamos a necesitar que un equipo regrese completamente a la oficina, pero hay algunas personas que quieren venir todos los días, hay otras que quieren venir dos o tres veces a la semana, y hay algunas reuniones y equipos que requieren cierto nivel de colaboración, por lo que queremos poder venir y hacer un taller durante unas horas a la semana”. Ese es un caso de uso que creo que queríamos poder ofrecer a los clientes en el pasado, pero ahora se está convirtiendo en una realidad.

 Andre Nunes Pedro, director de portafolio, en WeWork 30 Churchill Place, Londres.

Silberman: un elemento que creo que vale la pena mencionar es más tácticamente, cómo estas empresas están pensando en los presupuestos. Por ejemplo, una empresa está haciendo un cambio muy grande de 77 000 empleados que van a la oficina cinco días a la semana, luego al 100 % remoto y, ahora, a partir de septiembre, tres días sí y dos días no. Con WeWork, ahora pueden ahorrarse ese arrendamiento a 15 años de 100 000 pies cuadrados, firmar un contrato de dos años y olvidarse de cosas como realizar mejoras en el edificio. 

No quieren perder ese presupuesto. En su lugar, piensan: “vamos a hacer que se centre más en los empleados y en su experiencia de trabajo que en el propio espacio”. Somos un gran espacio intermedio porque sin duda somos excelentes para el coworking, pero todos los clientes empresariales que tenemos personalizan sus espacios con nosotros.

Pedro: creo que todos están tratando de resolver un poco en medio de la incertidumbre. En última instancia, es nuestro trabajo ser lo más flexible y complaciente posible teniendo en cuenta una serie de opciones, porque la realidad es que nadie sabe lo que está pasando. Todo el mundo habla de centros de colaboración, reducción de densidad, aumento de densidad, más espacio, menos espacio. Vemos mucho más énfasis en la colaboración, la transferibilidad y la movilidad. Y estamos aquí para convertir ese portafolio de bienes raíces para miembros en una opción flexible. Eso es lo que hacemos mejor que nadie.

Anna Dimond es escritora, editora y productora de contenido. Vive en Los Ángeles y en Cape Cod, MA. Escribe sobre la vida al aire libre, la cultura, los negocios y la política para The Washington Post, ESPN y Red Bull, entre otros.

¿Estás repensando tu espacio de trabajo?

¿Te resultó útil este artículo?
Categoría
Foco en los empleados
Etiquetas
EMPRESAS
ESPACIO FLEXIBLE
ESTRATEGIA INMOBILIARIA