Las múltiples posibilidades que ofrece una sencilla oficina

Estos miembros de WeWork muestran cómo se puede personalizar una oficina estándar para adaptarla a sus necesidades únicas

WeWork Wells Fargo Center en Denver. Fotografía de WeWork

El lugar de trabajo híbrido se ha convertido en la norma y muchos empleados dividen su tiempo entre su oficina en casa, la oficina corporativa y el espacio de trabajo digital. El trabajo en remoto se ha convertido en una opción que resulta beneficiosa para la mayoría de los empleados. A pesar de ello, los empleados también indican que valoran contar con espacios físicos en los que mantener reuniones para desarrollar ideas, colaborar y socializar con sus compañeros de trabajo. En septiembre de 2021, el porcentaje de trabajadores que había vuelto a la oficinas presenciales era del 40 %, algo que indica que los espacios de trabajo físicos son mucho más que una mesa. 

Y no lo decimos solo en el sentido metafórico. Estos miembros de WeWork han personalizado sus oficinas de forma creativa para adaptarlas a sus necesidades. Han transformado una oficina estándar en una sala de edición, un espacio de almacenamiento, una suite ejecutiva y un aula.

Una oficina convertida en estudio de edición de películas

Bob Korn es un editor y cineasta especializado en vídeos no destinados a la emisión y en material de archivo. Antes del COVID-19, la mayoría de las veces Korn realizaba las tareas de edición en las instalaciones de sus clientes. Sin embargo, cuando el trabajo de Korn comenzó a remontar tras el confinamiento inicial, las oficinas de sus clientes dejaron de estar disponibles. 

Las oficinas de WeWork han demostrado ser la solución ideal. Korn trabaja en WeWork 1875 K St NW en Washington, D. C., a unos 50 minutos a pie de su apartamento, lo que le permite hacer ejercicio en el camino de ida y vuelta. Describe su oficina, que usa como sala de edición, como el «rincón» perfecto: es un rincón en un corredor interno con vistas a través de sus paredes de cristal a las ventanas situadas al otro lado del pasillo. 

Bob Korn ha equipado su oficina en WeWork 1875 K St NW en Washington, D. C., para adaptarla a sus necesidades en materia de edición de vídeo. Fotografías cortesía de las personas representadas.

«Tradicionalmente, las salas de edición son espacios sin ventanas con iluminación atenuada y controlada. De esa forma, un editor puede realizar ajustes de color precisos sin reflejos y sin interferencias aleatorias en la temperatura del color», comenta. «Pero, ¿quién quiere pasarse todo el día en una habitación sin ventanas?» 

Korn ha hecho algunos retoques para adaptar el espacio a sus necesidades. Ha traído sus propias lámparas ajustables, añadido cortinas con las que puede tapar la luz del pasillo y añadido espuma acústica en algunos puntos para amortiguar los ecos. 

«No es la oficina típica de WeWork», comenta, pero es ideal para él. 

Un centro de distribución de productos sanitarios

BioCoach comenzó como una empresa que quería mejorar la accesibilidad a los productos sanitarios. En su trayectoria, la empresa creó una plataforma para mejorar la experiencia de las personas con diabetes. 

La empresa vende un programa diseñado para mejorar la salud metabólica, dirigido a personas con diabetes y prediabetes. Según Alexandra Payne, directora de operaciones de BioCoach, «nuestro objetivo es conseguir que la vida sana sea algo sencillo y asequible. Tenemos un medidor de glucosa y de cetonas, así como un medidor A1C que puede vincularse con la aplicación.

BioCoach ofrece dispositivos físicos y, por ese motivo, la empresa tiene requisitos específicos para su espacio de oficina físico. Además de su oficina para 10 personas en WeWork Capella Tower en Minneapolis, BioCoach ha añadido otra unidad de seis personas dedicadas a la distribución de pedidos. 

Nos encanta poder añadir espacio cuando lo necesitamos. Por ejemplo, cuando contratamos a más empleados o cuando decidimos gestionar los pedidos de forma interna.

Alexandra Payne, directora de operaciones de BioCoach

El modelo de WeWork es increíble, porque nos ofrece la oportunidad de crecer o de reducir el espacio», comenta Payne. «Nos encanta poder añadir espacio cuando lo necesitamos. Por ejemplo, cuando contratamos a más empleados o cuando decidimos gestionar los pedidos de forma interna». 

Esta flexibilidad evita la incertidumbre a la hora de hacer planes de cara al futuro. «Si tuviéramos que firmar un contrato de alquiler de 10 años para un espacio comercial tradicional, tendríamos que predecir cuánto espacio necesitaríamos», explica. En WeWork, BioCoach puede aumentar o reducir su espacio en función de sus necesidades.   

Una suite ejecutiva privada

Para Exploration.io, una empresa que usa software para la gestión de los derechos de autor y de los datos en el sector de la música, el trabajo en remoto no es nada nuevo. Según su cofundadora y directora de operaciones, Rene Merideth, la empresa ha trabajando a distancia desde el inicio de sus actividades, hace casi ocho años.

En el pasado, trabajar en remoto al 100 % generó una serie de problemas. Durante los inicios de Exploration, Merideth y su socio empresarial, Aaron Davis, trabajaban en su apartamento. «En una ocasión, tuvimos una reunión con un cliente que nos obligó a vaciar su dormitorio por completo y a montar una mesa de sala de reuniones improvisada. Nos prometimos que nunca volveríamos a hacer algo así», explica Merideth.

La oficina de Exploration se ha decorado para reflejar el ámbito musical en el que opera.

Después de alquilar una mesa para uso personal en un espacio de coworking, Merideth se dio cuenta de que esa no era la opción adecuada. Aunque le ofrecía una separación muy necesaria entre su vida personal y profesional, se quedaba corta en lo relativo a la privacidad de cara a las reuniones con los clientes y otras necesidades empresariales. 

Por ese motivo, recurrió a WeWork, donde su nuevo espacio, al que ella llama «suite ejecutiva», cumple varias funciones. Ahora, Exploration dispone de una oficina privada para cuatro personas en WeWork One Culver, en Culver City, CA. 

Merideth comenta que usa la oficina para centralizar los documentos de la empresa («una forma elegante de llamar al archivo»), así como para reunirse con clientes. «WeWork nos ha dado una ubicación centralizada, un espacio al que podemos llamar base». 

También saca partido a los espacios para reuniones, que resultan útiles para reuniones con clientes y con otros editores musicales. «Hemos podido celebrar la reunión de la California Copyright Conference Summer Board aquí, en Culver City, en un espacio seguro frente al COVID-19 y con una enorme sala de juntas privada». Y, afortunadamente, esta vez no hemos tenido que retirar los muebles de dormitorio para preparar la reunión. 

Una habitación para los niños y un espacio para los padres

Cuando estaba buscando espacio de oficina, Marc D’Antin tenía algunos requisitos. D’Antin es el director ejecutivo de Fit Learning DC, un centro de formación que ayuda a los estudiantes a mejorar sus capacidades académicas. Además del espacio de oficina tradicional, en el que los estudiantes pueden reunirse con el equipo de psicopedagogos, necesitaba disponer de acceso a salas de reuniones, así como contar con un área en la que los padres pudieran esperar a sus hijos. La oficina de WeWork 1875 K St NW en Washington, D. C. demostró ser la mejor opción.

La oficina orientada a niños de Fit Learning en WeWork 1875 K St NW en Washington, D. C.

El espacioso vestíbulo era ideal para los padres que esperaban. «Pensé que podía ser una buena opción, ya que ofrecía un espacio cómodo a los padres», comenta, «y las paredes de cristal de las oficinas [donde los estudiantes se reúnen con el equipo] hacen que los padres se sientan más cómodos». 

Esto y otros servicios, como la conexión a Internet, los servicios de impresión y el café, le animaron a pasar de un oficina de dos personas a una de cuatro en el mismo edificio en febrero de 2021. Dado que algunos alumnos estaban preparados para las sesiones en persona, mientras que otros preferían seguir usando el entorno virtual, la flexibilidad que ha ofrecido WeWork ha sido muy valiosa. 

A medida que incrementa el número de sesiones presenciales, las salas de reuniones van a ser cada vez más importantes para el negocio de D’Antin. «Antes de la pandemia, tenía un equipo de asesores de aprendizaje. Si había varios estudiantes a la vez, podíamos repartirlos entre la oficina y las salas de reuniones», explica. «De cara al futuro, creo que vamos a volver a necesitar ese espacio extra». 

Como beneficio extra para los padres de los alumnos, D’Antin explica que siempre está dispuesto a reservar una sala de reuniones para aquellos que necesitan mantener una reunión de trabajo mientras su hijo está en una sesión. Es otra forma de promover el espacio y ayudar no solo a los niños a los que atiende su empresa, sino también a sus padres. 

Angelica Frey es escritora y traductora especializada en arte, moda y comida. Originalmente de Milán, en estos momentos vive en Brooklyn.

¿Quieres reorganizar tu espacio de trabajo?

¿Te ha parecido útil este artículo?
Categoría
Productos flexibles
Etiquetas
EMPRENDEDORES
ESPACIO FLEXIBLE
SMALL BUSINESSES