¿Está tu lugar de trabajo preparado para la generación Z?

La generación Z está entrando en el lugar de trabajo en un momento de incertidumbre sin precedentes. Brindarle nuestro apoyo será fundamental.

WeWork 1460 Broadway en Nueva York. Fotografía cortesía de Her Campus Media LLC

La generación Z ha accedido al mercado laboral durante una pandemia global única en un siglo, que ha cambiado por completo la trayectoria y la estabilidad de sus trayectorias profesionales colectivas. Antes de 2020, parecía que disfrutarían de un mercado laboral con niveles de desempleo reducidos tras una década de crecimiento constante. Sin embargo, eso cambió de la noche a la mañana.  

En general, se considera que quienes han nacido en 1997 o después forman parte de la generación Z. Son personas que han crecido con el streaming de vídeo, Donald Trump y los smartphones. Ahora, se encuentran ante un mercado laboral que se ha visto trastocado por el COVID-19. La transición de estudiante a empleado nunca ha sido sencilla. Sin embargo, la incertidumbre asociada a la pandemia ha hecho que este periodo sea aún más complejo. Estos retos han afectado a los miembros de la generación Z en edad de trabajar y se ha traducido en mayores niveles de ansiedad y depresión, lo que los ha hecho más propensos al agotamiento y a cambiar de un trabajo a otro.

Según Adobe, los miembros de la generación Z supondrán el 27 % de todos los trabajadores en 2025 y ya se están convirtiendo en el grupo dominante de consumidores, así como en motores de la cultura. Si quieren mantener su relevancia y competitividad, las empresas tendrán que conectar con esta generación. Aunque la identidad de la generación Z aún se encuentra en proceso de formación, resulta esencial que las empresas comprendan los retos únicos a los que se enfrenta esta generación y que les apoyen en el inicio de sus trayectorias profesionales. Si no lo hacen, corren el riesgo de quedarse atrás.

¿Quiénes forman parte de la generación Z?

Incluso antes de la pandemia, los miembros de la generación Z crecieron en un ambiente de incertidumbre. La Gran Recesión se hizo notar. Puede que la generación Z no experimentara la recesión económica a nivel profesional, pero sí la sufrieron desde una edad temprana, ya que pudieron ver cómo sus padres y hermanos mayores tuvieron que hacer frente a la pérdida de empleos y a dificultades financieras. Esta temprana exposición a la incertidumbre financiera hizo que esta generación adoptase una actitud pragmática y escéptica en lo relativo a su carrera profesional.

La generación Z será la mejor formada de la historia: el 57 % de sus miembros se ha inscrito en un programa formativo de dos o de cuatro años, en comparación con el 52 % de los millenials o el 43 % de la generación X. Sin embargo, estos elevados niveles de educación superior están asociados a niveles atroces de deuda estudiantil. Según los datos de Experian, el estudiante estadounidense medio de la generación Z tenía una deuda de 17 338 USD en 2020, lo que supuso un incremento del 39 % respecto a 2019 y marca una tendencia que igualará o incluso superará el endeudamiento de generaciones anteriores.

WeWork Carrera 11B # 99-25 en Bogotá, Colombia.

La diversidad, la inclusión y la responsabilidad social son preocupaciones clave para la generación Z, que va camino de convertirse en la más diversa desde el punto de vista racial según un estudio del Pew Research Center. Asimismo, son los que tienen más probabilidades de conocer a alguien que usa pronombres de género neutro. La mitad de los encuestados comenta que la sociedad no acepta lo suficiente a las personas que no se identifican como «hombre» o «mujer», lo que supone el valor más alto de cualquier generación. 

Un dato aun más preocupante es que los miembros de la generación Z se están enfrentando a problemas de salud mental en mayor medida que sus homólogos de más edad. Según una encuesta realizada por la American Psychological Association en agosto de 2020 a 3409 adultos en Estados Unidos, los miembros adultos de la generación Z (entre 18 y 23 años) notificaron un nivel medio de estrés de 6,1 sobre 10 (el valor más alto de cualquier generación). El nivel medio de todos los adultos fue de 5. Asimismo, un sorprendente 75 % de los miembros adultos de la generación Z indicó que había tenido uno o varios síntomas de depresión. El estudio cita la incertidumbre de la pandemia y un estado permanente de crisis y de malestar social como posibles causas. Resulta claro que la generación Z se está enfrentando a la mayor parte de la carga psicológica asociada a estos tiempos inciertos.

¿Qué espera la generación Z del futuro del trabajo?

Muchas de las ansiedades a las que se enfrenta la generación Z afectan a su experiencia en el lugar de trabajo. En una encuesta realizada en 2021 por Adobe, el 59 % de los encuestados de la generación Z indicaron que se sentían insatisfechos con su trabajo. Los esfuerzos para alcanzar un equilibrio laboral y personal, las largas jornadas de trabajo, el estrés por la falta de tiempo y la ausencia de flexibilidad fueron otras de las principales causas de insatisfacción. De hecho, el 57 % indicó que se sentía presionado para estar localizable a cualquier hora del día.

Entonces, ¿qué es lo que espera la generación Z del trabajo? La respuesta está llena de matices y apunta al posible éxito de las jornadas escalonadas y adaptadas a las variaciones de la productividad. Adobe descubrió que el 62 % de los miembros de la generación Z a los que entrevistó a escala global indicó que se sentían presionados a trabajar de 9 a 18 h, a pesar de sentirse más productivos en otros momentos del día. El 26 % indicó ser más productivos de 18 a 3 h, casi 10 puntos porcentuales más de lo indicado por cualquier otra generación. 

WeWork Carrera 12a #78-40 en Bogotá, Colombia.

La investigación apunta a que la generación Z está a favor de volver a la oficina, aunque no a tiempo completo. Esta preferencia podría estar asociada con el hecho de que el 72 % de los empleados de la generación Z carece de un espacio de oficina en casa o el 86 % comparte su hogar con al menos otro adulto. Quieren disfrutar de las prestaciones sociales asociadas al trabajo presencial. De hecho, el 41 % considera que la orientación por parte de alguien con más experiencia es algo que echan de menos al trabajar en remoto. Según una encuesta realizada por YouGov, a casi al 50% le preocupa que el trabajo en remoto esté afectando a su avance profesional y a sus posibilidades de promoción. El 20 % quiere trabajar en la oficina a diario, el mayor porcentaje de cualquier grupo de edad. Sin embargo, el 70 % prefiere un entorno de trabajo híbrido.

Los empleados de la generación Z quieren algo más que horarios flexibles. En una encuesta realizada por el Workforce Institute en 2019, el 51 % de los miembros de la generación Z indicaron que se sentían motivados por un trabajo agradable. Un 57 % indicó que esperaba ser ascendido una vez al año; el avance promocional y el reconocimiento también son factores de motivación importantes.

Para esta generación, también existe un elevado riesgo de fuga asociado a un elevado nivel de insatisfacción laboral. Según Adobe, el 74 % de los entrevistados indica que cambiaría de trabajo para contar con un mejor equilibrio laboral y personal, el 66 % lo haría para tener un mayor control sobre su horario de trabajo y el 63 % para poder trabajar en remoto. 

¿Cómo pueden ayudar las empresas a los trabajadores de la generación Z?

Esta generación tiene mucho que ofrecer a los empleadores. Cuentan con excelentes habilidades digitales además de una conciencia social y un nivel de educación muy superiores a los de los trabajadores actuales. Para atraer y apoyar a los empleados de la generación Z, los empleadores deben centrarse en tres áreas principales: confianza y orientación, diversidad e inclusión significativas, y salud mental. 

WeWork Botanic en Bruselas, Bélgica.

Ampliar las oportunidades de orientación

Encuesta tras encuesta, los trabajadores de la generación Z han expresado su interés en las oportunidades de orientación y de crecimiento en el trabajo. Según una encuesta realizada por el Workforce Institute en 2019, el 44 % de los participantes indicó que prefería trabajar con sus equipos en persona, el 43 % respondió que prefería recibir formación práctica y orientación presenciales, mientras que el 75 % indicó que querría recibir comentarios de su responsable cara a cara. La confianza es esencial. De hecho, el 47 % afirma que quiere contar con un líder que confíe en ellos, siendo este uno de los rasgos más importantes que se espera de la dirección. 

Hacer hincapié en la diversidad e inclusión

A esta generación no le interesan los gestos vacíos en materia de diversidad e inclusión. Busca empresas con unas prácticas de negocio y un liderazgo éticos. Muchos consideran que las minorías no están adecuadamente representadas en el lugar de trabajo. Se trata de un factor que se tiene muy en cuenta al considerar las diferentes oportunidades de empleo. En una encuesta realizada por Tallo a más de 5000 estudiantes de instituto y universidad en septiembre de 2020, el 69 % de los participantes indicó que era mucho más probable que solicitase un puesto de trabajo en una empresa que diese importancia a la diversidad y a la inclusión en el proceso de selección. Uno de cada tres indicó que evitaría cualquier oportunidad vinculada a empresas que tratasen a su personal de forma injusta por motivos de género, étnicos o de identidad racial. Resulta esencial que la diversidad y la inclusión desempeñen un papel esencial en los procesos de contratación y promoción, así como en la forma en la que opera una empresa.

Ofrecer más beneficios en materia de salud mental

Si tenemos en cuenta los sorprendentes niveles de ansiedad y depresión que presentan los miembros de la generación Z, resulta esencial que los empleadores den prioridad a la salud mental de sus empleados. En una encuesta realizada por Gallup antes de la pandemia, los miembros de la generación Z situaron el bienestar como su principal prioridad en el lugar de trabajo. Un tercio (el 31 %) quiere que sus empleadores les ofrezcan tiempo para garantizar su salud mental. Asimismo, el 37 % quiere contar con horarios de trabajo flexibles

Los beneficios tradicionales también son importantes. En la misma encuesta, el 44 % indicó que, al considerar un puesto de trabajo, valoraban más las prestaciones de asistencia sanitaria que el tiempo libre remunerado. Una asistencia sanitaria de calidad implica planes que incluyan atención en materia de salud mental. 

A pesar de las preocupantes estadísticas en materia de salud mental, hay motivos para mantener la esperanza: el 64 % de los miembros de la generación Z se sienten optimistas de cara al futuro. Puede que la esperanza sea lo que evita que se establezcan en empleos que no responden a sus necesidades. Según Adobe, el 56 % de los participantes indica que es probable que busque un nuevo empleo el año que viene. Se trata de un valor 7 puntos superior al indicado por los millenials y 25 puntos más elevado que el de los miembros de la generación X. Una encuesta realizada por Bankrate en agosto de 2021 sitúa esta cifra en un asombroso 77 %. Aunque este nivel de resignación es improbable, está claro que los miembros de la generación Z son más propensos a dejar su trabajo que los de cualquier otra generación.

Cada generación se enfrenta a sus propios obstáculos, pero los que debe afrontar la generación Z son desalentadores. Esta adversidad ha dado lugar a una generación pragmática e independiente preparada para construir un mejor futuro no solo para ellos, sino para los empleados de mayor edad y para quienes vengan después de ellos. Que ese futuro incluya trabajar para tu negocio vendrá determinado por la capacidad de la empresa para ofrecer un enfoque orientado a la salud mental, la diversidad, la orientación profesional y la flexibilidad.

Bradley Little es escritor y productor de vídeo; reside en Nueva York.

¿Quieres reorganizar tu espacio de trabajo?

¿Te ha parecido útil este artículo?
Categoría
Estudios de investigación
Etiquetas
ATRACCIóN Y RETENCIóN DEL TALENTO
DIRECCIóN
FLEXIBILIDAD