Cómo hizo una ejecutiva de ventas para encontrar una nueva rutina y nuevos espacios de trabajo

Trabajar desde un apartamento en el que viven varias personas no era para nada práctico. All Access le ofreció el tan necesario equilibrio entre la vida profesional y personal

Las formas en que trabajamos han cambiado radicalmente. Las reuniones virtuales y las oficinas remotas se han convertido en normas del espacio de trabajo. ¿Cómo hacen las personas para mantener el equilibrio entre la vida profesional y personal cuando viven y trabajan en el mismo lugar? ¿Cómo se mantienen enfocadas mientras hacen malabarismo con las preocupaciones sobre salud y seguridad? En el nuevo mundo del trabajo, las personas comparten historias sobre cómo navegan y prosperan en sus vidas profesionales utilizando herramientas como WeWork All Access en la nueva normalidad.

Durante la pandemia, Sarah Crabbe mantuvo una actitud positiva sobre el trabajo remoto obligatorio hasta principios de septiembre. Después de salir del apartamento de la ciudad de Nueva York que comparte con su marido y su hijo de cuatro años y de trasladarse a un espacio más grande en Nueva Jersey durante el verano, Crabbe, vicepresidenta de ventas publicitarias, logró adaptarse a la política de su empresa. Sin embargo, al final del verano, se enteró de que trabajaría a distancia hasta al menos marzo de 2021. 

"Cuando regresé a la ciudad el fin de semana anterior al Día del Trabajador", me dije, "tengo que pensar en algo. Esto no funciona’", comenta.

Para Crabbe y muchas otras familias, la COVID-19 interrumpió una rutina ya establecida. Se levantaba a las 5:40 a. m. y salía de casa a las 6 a. m. para hacer ejercicio. Su hijo se despertaba cuando regresaba, lo que le daba tiempo suficiente para prepararse y salir de nuevo a las 8:30 a. m. Llegaba a su oficina en el centro a las 9 a. m. y alternaba entre reuniones, almuerzos con clientes y tareas específicas hasta las 6 p. m. 

Cuando ella y su marido empezaron a trabajar desde casa en marzo, se levantaba apenas se despertaba su hijo ("…que era muy temprano, pero no tenía otra opción", dice). Después de entrenar a distancia, Crabbe y su marido preparaban a su hijo para que asistiera a clases remotas. después de eso comenzaba a recibir llamadas. 

Debido a lo impredecible del calendario escolar de su hijo (un modelo híbrido que volvió a ser totalmente remoto en noviembre), la situación no era para nada práctica. "Mi marido está en la cama, y yo estoy aquí, en el rincón del dormitorio, mientras la niñera está en el salón con nuestro hijo preparándose para irse. Y una vez que lo hagan, mi marido y yo podremos estar en diferentes habitaciones", explica Crabbe. 

A pesar de tener una fuerte ética laboral, Crabbe también cayó presa de las típicas distracciones del trabajo desde casa como "ordenaré los cajones, organizaré los libros por colores y pasaré 30 minutos limpiando el baño". Estar en su apartamento no era "el mejor ambiente laboral". Necesitaba un espacio más propicio para trabajar.

Algunos estudios demuestran que trabajar desde casa durante la pandemia fue un éxito al principio. McKinsey informó que el 80 % de las personas disfrutó trabajar desde su casa, y BCG demostró que el 75 % de los trabajadores pudo mantener o mejorar la productividad durante los primeros meses de la pandemia. Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, hubo un descenso significativo en el rendimiento y la satisfacción de las tareas de colaboración, según un estudio reciente de WeWork y brightspot strategy. En ese estudio, una abrumadora mayoría de los encuestados (90 %) alegó que quería regresar a la oficina al menos una vez a la semana. En un informe deOracle, se demostró que el 85 % de las personas informó que durante la pandemia de la COVID-19, los problemas que surgieron en un entorno de trabajo remoto causaron problemas para dormir, afectaron negativamente la salud física, redujeron la felicidad en el hogar y deterioraron las relaciones interpersonales.

En septiembre, un amigo y miembro de WeWork le recomendó la empresa a Crabbe. "WeWork fue realmente lo único que consideré porque conocía a alguien que había tenido una experiencia positiva", dice. Se acababa de implementar la membresía WeWork All Access: una opción de suscripción que ofrece a los miembros acceso a espacios de trabajo en cientos de ubicaciones de WeWork de todo el mundo. 

Como su membresía le da la posibilidad de trabajar desde ubicaciones ilimitadas, ha podido utilizar espacios donde sea que la lleven los asuntos profesionales o personales. Y, como vive en el centro de la ciudad de Nueva York, la mayor parte del tiempo va a WeWork 200 Broadway o a WeWork 11 Park Place. Sin embargo, un día, después de una consulta con el dentista en Midtown, aprovechó WeWork 450 Lexington Ave, y otro día visitó WeWork 12 East 49th St después de almorzar con una amiga.

Crabbe disfrutó del diseño relajado de la ubicación 200 Broadway, así como de los acogedores rincones y las cabinas telefónicas para llamadas y reuniones privadas. Le gusta el hecho de que el espacio esté cubierto por ventanas y que le recuerde un poco a su antigua oficina, donde entraba mucha luz natural. Cuando necesita una sala de reuniones, se dirige a 11 Park Place

Aprecia que finalmente tiene un espacio para trabajar. "La parte divertida es que, cuando solíamos trabajar en nuestras propias oficinas, siempre había alguien que se acercaba hasta tu cubículo para una conversación rápida", dice. "Pero esos momentos eran necesarios. [Sin embargo], cuando voy a WeWork ahora, como no conozco a ninguna de las otras personas, todavía saco provecho de ese sentimiento de "estoy concentrada. Estoy en una oficina que me encanta". 

Los equipos de la comunidad han sido una parte esencial de su experiencia. "Tanto en 11 Park Place como en 200 Broadway, pedí que me mostraran el lugar en mi primera visita", cuenta. "¡Fueron muy amables!".

Con su membresía de WeWork All Access, Crabbe encontró una nueva rutina que se ajusta a sus necesidades. Suele visitar las ubicaciones de WeWork los lunes, jueves y, a veces, los miércoles, generalmente por medio día o por el tiempo que le tome su trabajo. Visita WeWork durante los días lluviosos o cuando sabe que tiene un cronograma completo de reuniones virtuales y plazos remotos.

Su hijo regresa de sus actividades (jugar en el parque) alrededor de las cinco, y esa es la "señal para dejar la computadora a un lado". El acto de servirse una copa de vino también es una buena señal de que es hora de terminar la jornada laboral. 

"Creo que la rutina de salir de casa es algo que amo", comenta. Salir de casa también les ha permitido a ella y a su marido tener conversaciones después del trabajo. Ahora pueden preguntarse: "¿Cómo te fue hoy? ¿Qué hiciste?", como en los viejos tiempos. "Algunas personas dicen que la familia lo es todo, pero no se supone que sea lo único. Así que me gusta ir a trabajar o que mi marido dé un largo paseo en bicicleta", dice, y agrega que hay una gran diferencia entre compartir un apartamento de 80 metros cuadrados, como ella y su familia, y vivir en una enorme casa de tres pisos y un sótano.

Con su nueva disposición de trabajo, está segura de que la transición de su hijo a la escuela 100 % remota no será tan agotadora como lo fue durante la primera etapa de aislamiento. Debido a su nueva rutina, Crabbe dice con confianza que usará aún más los espacios de WeWork. 

Angelica Frey es traductora y escritora de temas relacionados con las artes, la moda y la comida. Se crio en Milán, pero actualmente vive en Brooklyn.

¿Te interesa el espacio de trabajo? Ponte en contacto con nosotros.
¿Te resultó útil este artículo?
thumbs-up thumbs-down