Cinco ideas sobre el futuro del trabajo flexible

Sandeep Mathrani, director ejecutivo de WeWork, habla con The Economist sobre cómo serán las oficinas y los equipos del futuro


Haz clic aquí para probar gratis una oficina privada de WeWork durante un mes. Se aplican condiciones.

La pandemia de COVID-19 ha transformado para siempre cómo y dónde se trabaja. Una encuesta reciente realizada por FlexJobs determinó que el 65 por ciento de los trabajadores quiere trabajar a distancia a tiempo completo incluso aunque las oficinas vuelvan a abrir, y un 31 por ciento adicional desea una opción que combine el trabajo en remoto con tiempo en la oficina. Atraer a talento de primer nivel exigirá que los empleadores creen horarios de trabajo flexibles y espacios de trabajo flexibles, un futuro híbrido que animará a las empresas a adoptar nuevas maneras de pensar.

Sandeep Mathrani, director ejecutivo de WeWork, se sentó con Jan Piotrowski de The Economist para hablar sobre el futuro del trabajo flexible y cómo empresas como WeWork pueden desempeñar un papel crucial a la hora de abrir la puerta a la próxima era del trabajo. Estas son algunas de las conclusiones clave de la conversación. 

La flexibilidad es clave para la expansión y la felicidad

A medida que el trabajo desde casa pasó de ser un codiciado beneficio a una necesidad mundial impulsada por la pandemia, los empleados se dieron cuenta de que la reducción o la desaparición de los desplazamientos y poder pasar más tiempo con la familia se convirtieron en beneficios adicionales que tuvieron una buena acogida. Pero el trabajo desde casa acarrea sus propios problemas; las desigualdades en el cuidado de los niños, el desgaste y las líneas cada vez más difusas entre el trabajo y el ocio han revelado que la solución ideal es en realidad algo que está a medio camino. 

«La palabra que la gente usa mucho ahora es híbrido», dijo Mathrani a The Economist. «Trabajas desde casa dos o tres días a la semana y desde la oficina otros dos o tres días por semana. La flexibilidad es una propuesta de valor que se ha acelerado drásticamente».  

La flexibilidad también se refiere a cómo se expandirán las empresas en el futuro, dijo Mathrani. La ampliación de las oficinas no se realizará por fases, como cuando se pasa de un nivel de metros cuadrados a otro después de firmar un contrato de arrendamiento de varios años que quizás se quede corto antes de su finalización. Los empleadores adoptarán ahora una solución de oficina más dinámica que pueda ampliarse y reducirse en función de sus necesidades. 

«La propuesta de valor esencial de WeWork es la flexibilidad», añadió Mathrani. «Somos flexibles en cuanto a la cantidad de espacio que necesitas. Cuentas con flexibilidad con respecto a la cantidad de tiempo que te comprometes. Y somos flexibles con respecto a la portabilidad del equipo, lo que significa que si estás con nosotros en Londres y necesitas trasladar parte de tu personal a Manchester, puedes hacerlo sin duplicar el coste». 

El modelo de «hub-and-spoke» es la nueva oficina central

Ya antes de la pandemia, los grandes empleadores habían empezado a reducir el tamaño de sus mega oficinas en lugares como Nueva York a favor de ubicaciones más pequeñas distribuidas en diferentes mercados. Los empleados de alto nivel ya no desean vivir en las principales áreas metropolitanas y están eligiendo lugares como Austin, Denver, Charlotte y Nashville. De ahí que el modelo de «hub-and-spoke» se esté convirtiendo rápidamente en una tendencia mundial a medida que los equipos están ahora más distribuidos y los empleados están tomando decisiones profesionales basadas en dónde quieren vivir en lugar de en función de la ubicación de las sedes internacionales. 

Mathrani utiliza Londres como excelente ejemplo de la manera en que el ecosistema de oficinas está cada vez más distribuido geográficamente y de cómo WeWork ofrece una solución llave en mano para las empresas dispuestas a adoptar el modelo «hub-and-spoke». «Tienes un núcleo en el centro de Londres y luego tienes zonas de colaboración en Waterloo y Paddington», nos dice. «Vemos que empresas como la nuestra pueden atender a estos grandes clientes empresariales siguiendo ese modelo… Y nos convertimos de hecho en la solución dentro de la ciudad para esos clientes». 

Las oficinas disponibles a la carta

El espacio de oficina ha sido un activo estático desde hace más de un siglo: acudes al mismo espacio y te sientas en el mismo escritorio todos los días. Pero Mathrani cree que las oficinas del futuro serán más dinámicas y digitales, abriendo la puerta a una oficina con un modelo a la carta para los trabajadores de todo el mundo. 

WeWork Gotham Center en Long Island City, Nueva York.

Añadió que el COVID les ha permitido digitalizar al crear una tarjeta All Access. «All Access permite a un cliente acceder a cientos de ubicaciones de WeWork en todo el mundo, y puedes hacer una reserva por hora, día o semana, o puedes obtener un contrato de suscripción. Hemos comenzado a desarrollar la capacidad de cambiar por completo la manera en la que la gente piensa sobre la vuelta al trabajo». 

La oficina flexible del futuro podría, entonces, ser más acorde a las necesidades de las empresas, y posibilitar una nueva manera de trabajar que no trate únicamente de oficinas fijas.   

La colaboración es mayor en persona

Incluso aquellos que han adoptado plenamente el trabajo en remoto tienen la incómoda sensación de que se están perdiendo algo cuando no están todos juntos en la misma sala. Con la escasez de colaboración física se ha visto cómo la innovación se ha tambaleado. No es de extrañar: esos momentos de lluvia de ideas que impulsan la innovación que se produce en los pasillos y los almuerzos informales son difíciles de reproducir a distancia. 

«Como la pandemia se ha prolongado más de lo previsto, la productividad y la innovación se han visto perjudicadas», dijo Mathrani. «La gente quiere venir a la oficina y colaborar e innovar. Están deseando venir para hacerlo». Según un estudio de WeWork y Brightspot Strategy sobre el impacto del trabajo desde casa y la colaboración, el 90 por ciento de las personas desean regresar a la oficina al menos un día a la semana. 

Mathrani también señaló que el trabajo desde casa no ha sido positivo para la salud mental de las personas, y los empleados están notando los efectos del desgaste. Crear un límite físico entre la vida laboral y la vida personal al tiempo que se da a los empleados la flexibilidad que necesitan podría contribuir a un futuro más equilibrado. 

«La gente quiere regresar a la oficina porque necesita descansar de sus hogares. Hay muchos problemas, no hay separación, hay problemas de salud mental», dijo. «Necesitan esa tranquilidad y paz para poder ser eficientes en el trabajo. Y ahí es donde ese modelo híbrido entra en juego».

El modelo de arrendamiento tradicional tiene que evolucionar

La pandemia ha afectado profundamente a los arrendadores de propiedades comerciales y está obligando a muchos a replantearse el modelo tradicional de arrendamiento. «Los arrendadores tienen que ofrecer plazos más cortos y creo que crearán su propio espacio flexible porque tienen que evitar la marcha de sus clientes», dijo Mathrani. 

Esa transformación no tiene por qué enfrentar a arrendadores y a empresas como WeWork, añadió Mathrani. «Sabemos cómo diseñar estos espacios, sabemos cómo construirlos, sabemos cómo vender a los pequeños negocios, lo cual no es algo que muchas empresas hagan», dijo. La relación entre WeWork y los arrendadores podría traer consigo una nueva ola de espacios flexibles en los próximos años, acelerando una tendencia que ya se ha puesto en marcha debido a la pandemia.

T.M. Brown es periodista, escritor y presentador de podcasts, y vive en Nueva York.

¿Te interesa el espacio de trabajo? Ponte en contacto con nosotros.
¿Te ha parecido útil este artículo?
thumbs-up thumbs-down