Cinco ideas sobre el futuro del trabajo flexible

Sandeep Mathrani, director ejecutivo de WeWork, habla con "The Economist" sobre las oficinas y las fuerzas laborales del futuro


Haz clic aquí para probar una oficina privada de WeWork gratis por un mes. Se aplican condiciones.

La pandemia de la COVID-19 ha transformado permanentemente cómo y dónde trabajan los empleados. Según una encuesta reciente realizada por FlexJobs, el 65 % de los empleados quieren trabajar a tiempo completo a distancia, incluso cuando las oficinas abran nuevamente, y un 31 % adicional desea tener un enfoque que combine tiempo remoto y en la oficina. Atraer talento de primer nivel requerirá que los empleadores creen horarios y espacios de trabajo flexibles, un futuro híbrido que estimulará a las empresas a adoptar nuevas formas de pensar.

Sandeep Mathrani, director ejecutivo de WeWork, se sentó recientemente con Jan Piotrowski de The Economist para hablar sobre el futuro del trabajo flexible y cómo empresas como WeWork pueden desempeñar un papel vital en la próxima era del trabajo. Aquí hay algunas conclusiones clave de la conversación. 

La flexibilidad es clave tanto para la capacidad de escalar como para la felicidad

A medida que el trabajo desde casa se transformó rápidamente de una codiciada ventaja a una necesidad global impulsada por la pandemia, los empleados se dieron cuenta de que los viajes al trabajo reducidos o inexistentes, además de pasar más tiempo con sus familias, eran beneficios secundarios bienvenidos. Sin embargo, el trabajo desde casa no está exento de problemas: las desigualdades en el cuidado de los niños, el agotamiento y las líneas cada vez más difusas entre el trabajo y el ocio revelaron que la solución ideal es, en realidad, una combinación de ambos polos. 

“La palabra que está muy en uso en este momento es híbrido”, comentó Mathrani a The Economist . “Trabajas desde casa dos o tres días a la semana, y desde la oficina el resto de los días. La flexibilidad es una propuesta de valor que se ha acelerado drásticamente”.  

La flexibilidad también implica cómo se adaptarán las empresas en el futuro, afirmó Mathrani. El aumento de tamaño de la oficina ya no se realizará en etapas de mesetas, donde pasas de un nivel de metraje cuadrado a otro mientras firmas alquileres de varios años que puedes superar antes de que termine el plazo. Los empleadores adoptarán una solución de oficina más dinámica que puede expandirse y reducirse según sus necesidades. 

“La propuesta de valor central de WeWork es la flexibilidad”, explicó Mathrani. “Somos flexibles en cuanto al espacio que ocupas. Tienes toda la flexibilidad que necesitas. Y somos flexibles en cuanto a la portabilidad de los costos, lo que significa que si estás en una de nuestras ubicaciones en Londres y necesitas trasladar personas a Manchester, puedes hacerlo sin tener que duplicar su costo”. 

El modelo hub-and-spoke (centro y distribución) es la nueva sede central (HQ)

Incluso antes de la pandemia, los empleadores más importantes estaban comenzando a reducir el tamaño de sus mega oficinas en lugares como Nueva York con el objetivo de priorizar ubicaciones más pequeñas distribuidas en diferentes mercados. Los empleados de primera categoría ya no solo querían vivir en las principales áreas metropolitanas, sino que estaban eligiendo lugares como Austin, Denver, Charlotte y Nashville. Por lo tanto, el modelo hub-and-spoke (centro y distribución) se está convirtiendo rápidamente en una tendencia global, a medida que los equipos se están volviendo más distribuidos y los empleados toman decisiones profesionales basadas en dónde quieren vivir, en lugar de dónde se encuentra la sede global de su empresa. 

Mathrani utiliza Londres como un excelente ejemplo de cómo el ecosistema de oficinas se está extendiendo geográficamente, y cómo WeWork proporciona una solución simple para las empresas que buscan adoptar el modelo hub-and-spoke (centro y distribución). “Tienes un centro en medio de Londres y sedes de colaboración en Waterloo y Paddington”, dijo. “Vemos empresas como la nuestra que pueden ofrecer servicio a estos grandes clientes empresariales mediante ese modelo… Y efectivamente nos convertimos en los portavoces dentro de la ciudad para esos clientes”. 

Las oficinas y el modelo On-Demand

El espacio de oficina ha sido un activo estático durante más de un siglo: viajas al mismo espacio y te sientas en el mismo escritorio todos los días. Sin embargo, Mathrani cree que las oficinas del futuro serán más dinámicas y digitales, y abrirán la puerta a una oficina más On-Demand para la fuerza laboral global. 

WeWork Gotham Center en Long Island City, NY.

“La COVID nos permitió digitalizar nuestro sector inmobiliario creando una tarjeta All Access”, explicó. “All Access le da a un cliente acceso a cientos de ubicaciones de WeWork en todo el mundo, y puedes reservar a pedido por hora, día o semana, o bien contratar un modelo de suscripción”. Hemos comenzado a desarrollar la capacidad de cambiar por completo la forma en que las personas piensan acerca de volver al trabajo”. 

La oficina flexible del mañana, entonces, puede responder mejor a las necesidades de empresas y empleadores individuales, y marcar el comienzo de un nuevo tipo de trabajo que deje atrás el ecosistema de la oficina fija.   

La colaboración prospera en persona

Incluso para aquellos que han adoptado por completo el trabajo a distancia, hay una sensación alucinante de que falta algo cuando no todos estamos en la misma sala juntos. La carencia de la colaboración física ha generado una pérdida de innovación. No es una sorpresa: esas pequeñas charlas intelectuales capaces de impulsar la innovación que ocurren en los pasillos de las oficinas y los almuerzos informales son difíciles de replicar de forma remota. 

“Como la pandemia ha durado más de lo pensado, la productividad se ha visto gravemente dañada y la innovación también ha sido perjudicada”, contó Mathrani. “Los empleados quieren ir a la oficina para colaborar e innovar”. Tienen muchas ganas de hacer eso”. Según un estudio de WeWork y brightspot strategy sobre el impacto de trabajar desde casa en colaboración, el 90 % de las personas quieren regresar a la oficina al menos un día a la semana. 

Mathrani también señaló que trabajar desde casa no ha sido un beneficio universal para la salud mental de las personas: los empleados están sintiendo los efectos del agotamiento. Crear un límite físico entre la vida laboral y hogareña, y, al mismo tiempo, brindar a los empleados la flexibilidad que necesitan podría contribuir a un futuro más equitativo. 

“Los empleados quieren volver a la oficina porque necesitan ese descanso de su hogar. Hay muchas interrupciones, no hay separación y aparecen problemas de salud mental”, dijo. “Realmente necesitan silencio y paz para poder trabajar de manera eficiente. Y ahí es donde entra ese modelo híbrido”.

El modelo de arrendamiento tradicional debe evolucionar

La pandemia ha impactado profundamente en los resultados finales para los propietarios de bienes raíces comerciales, y eso está logrando que muchos reconsideren el modelo de arrendamiento tradicional. “Los propietarios deben ofrecer plazos más cortos, y estoy convencido de que crearán su propio espacio flexible porque necesitan mantener a sus clientes”, dijo Mathrani. 

Sin embargo, esa transformación no tiene por qué poner en desacuerdo a propietarios y empresas como WeWork, dijo Mathrani. “Sabemos cómo diseñar estos espacios, sabemos cómo construirlos y sabemos cómo venderlos a empresas más pequeñas, que no es lo que hacen muchas empresas”, explicó. La relación simbiótica entre WeWork y los propietarios podría poner en línea una nueva ola de espacios flexibles en los próximos años, acelerando una tendencia que la pandemia ya puso en marcha.

T. M. Brown es periodista, escritor y conductor de un pódcast de Nueva York.

¿Te interesa el espacio de trabajo? Ponte en contacto con nosotros.
¿Te resultó útil este artículo?
thumbs-up thumbs-down