Desde Salt Lake City hasta Austin, el regreso al lugar de trabajo gana impulso