¿La productividad mejora cuando se trabaja a distancia?

Los estudios confirman que es posible. Esto es lo que empresas y empleados deben tener en cuenta para lograr que el trabajo a distancia funcionen.

La popularidad del trabajo a distancia ha crecido en los últimos años. En la actualidad, más de 4 millones de personas trabajan desde sus hogares en Estados Unidos al menos la mitad del tiempo. Asimismo, esta cifra se ha incrementado más del 40 % a lo largo de los últimos cinco años. 

En lo relacionado con el lugar de actividad, los trabajadores valoran ante todo la flexibilidad. Según una encuesta reciente de LinkedIn, el 82 % de los profesionales querrían trabajar desde casa un día a la semana o más, mientras que el 57 % querría trabajar en casa tres o más días.

Las ventajas de trabajar desde casa son obvias: menos tiempo y dinero empleados en los desplazamientos al lugar de trabajo, comidas preparadas en casa en lugar de tener que comprar algo para llevar, así como la posibilidad de llevar a cabo tareas domésticas durante la jornada laboral, como poner lavadoras o recoger paquetes. La flexibilidad mejora el equilibrio laboral y personal de los trabajadores. Además, ofrece ventajas importantes a los empleadores.

En un contexto en el que muchas empresas están pasando a trabajar a distancia durante las próximas semanas, te ofrecemos una serie de recomendaciones para garantizar el éxito al trabajar desde casa.

¿Los empleados pueden ser productivos trabajando desde casa?

La principal preocupación que genera el trabajo a distancia para los gerentes es que los empleados reduzcan su productividad. Sin embargo, los datos apuntan a otra dirección. De hecho, todos los estudios confirman que los empleados son más productivos en un entorno doméstico que en uno de oficina. 

Según un estudio de 2015, los empleados de un centro de llamadas chino a los que se le ofreció la posibilidad de trabajar desde casa experimentaron un incremento del 13 % de su rendimiento, el 9 % trabajaron más minutos por turno y el 4 % gestionaron más llamadas por minuto. Un estudio más reciente confirma estos datos y cita los siguientes motivos como las principales razones por las que los empleados son más productivos en casa:  

  • Menos distracciones
  • Menos interrupciones por parte de los compañeros
  • Reducción del estrés por no tener que viajar al trabajo.
  • Menos presión asociada a estar en el trabajo solo por aparecer
  • Menores niveles de ruido

Sin embargo, trabajar desde casa requiere cierta disciplina. Los empleados remotos más productivos son aquellos que realizan descansos de forma regular, cuentan con horarios de trabajo y elaboran listas de tareas o utilizan otras herramientas de organización para ayudarles con sus tareas a lo largo del día. 

¿Cómo ahorra dinero a empresas y empleados el trabajo desde casa?

Quienes trabajan desde su domicilio ahorran dinero en desplazamientos (en combustible o en transporte público). Asimismo, para quienes se toman un café o almuerzan en la oficina de forma habitual, el trabajo remoto les ofrece la oportunidad de comer más en casa y gastar menos. 

Asimismo, las empresas también pueden ahorrar gracias al trabajo a distancia. Un menos número de personas en la oficina implica un consumo reducido de recursos. En un espacio de trabajo flexible, esto puede permitir incluso la reducción a una oficina más pequeña. El centro de llamadas mencionado en el estudio de 2015 logró un ahorro de 2000 % por empleado gracias al trabajo a distancia. 

Una ventaja menos obvia del trabajo a distancia es la reducción de los días de baja por enfermedad. Muchos trabajadores sienten la presión de ir a la oficina cuando se encuentran enfermos. Sin embargo, durante la temporada de gripe y de los resfriados, esto implica la propagación de los gérmenes. Al permitir que la gente trabaje desde casa cuando se encuentran enfermos, se dispone de una fuerza laboral más saludable y productiva. 

Los empleados que disfrutan de condiciones flexibles están más satisfechos que aquellos que no las tienen. Esto implica una mayor retención de los trabajadores, lo que supone menores costes asociados a la contratación de los empleados insatisfechos. 

Asimismo, ofrecer opciones de trabajo a distancia permite a las empresas competir por el talento fuera de su región geográfica. Por ejemplo, una empresa situada en Boise, Idaho (EE. UU.) que busque un desarrollador web puede contratar a un trabajador a distancia que se encuentre en Silicon Valley, donde hay una mayor variedad de talentos.

Cómo gestionar las relaciones laborales al trabajar a distancia

El trabajo a casa implica no encontrarse físicamente con los compañeros a diario. Por lo tanto, es necesario establecer diferentes expectativas y algunas reglas básicas. Una desventaja del trabajo a distancia, y algo que se debe tener en cuenta a la hora de implementar las políticas u opciones de trabajo desde casa, es una posible interrupción en la comunicación. 

Asegurarse de que la tecnología funciona antes de conectarse a una videoconferencia es una forma de reducir el estrés.

Cuando los trabajadores se comunican cara a cara, es fácil pasarse por la mesa de un compañero para hacerle una pregunta o pedirle su opinión sobre una idea. El trabajo a distancia hace que estas interacciones sean imposibles.

Ofrecer a los empleados las herramientas y tecnologías que necesitan para la colaboración a distancia es esencial para imitar este tipo de interacciones. Permiten mantener a los equipos alineados y garantizar su productividad cuando se encuentran en diferentes ubicaciones. Las videoconferencias, la mensajería instantánea y las plataformas de colaboración como Slack garantizan la participación de los empleados a lo largo de la jornada, independientemente del lugar desde el que trabajen. 

Asimismo, es importante que cualquier tecnología utilizada para facilitar la comunicación funcione bien. La mayoría de los profesionales se han encontrado en una videoconferencia desde fuera de la oficina en la que no podían oír bien a todo el mundo o seguir la conversación porque no podían ver las indicaciones visuales. En este ámbito, es importante garantizar que todos los empleados dispongan de una red wifi adecuada en sus hogares. Otra pasa por asegurarse del funcionamiento adecuado de la tecnología. Un entorno tecnológico inadecuado puede incrementar el estrés de un trabajador en remoto.

Los equipos que trabajan a distancia no tienen que colaborar en este formato en todo momento. Las fuerzas de trabajo distribuidas deben programar encuentros corporativos o reuniones presenciales de forma periódica para asegurarse de que los trabajadores interactúan entre sí en persona. 

Durante mucho tiempo, la flexibilidad en el espacio de trabajo se ha considerado una ventaja. Sin embargo, a medida que crece el número de personas interesadas en trabajar a distancia, ha pasado a convertirse en un beneficio esencial. Saber cómo implementarlo requiere un poco de preparación. WeWork ofrece a las empresas espacios de coworking flexibles que pueden crecer y evolucionar al mismo ritmo que las necesidades de una fuerza de trabajo moderna. 

Jessica Hulett es escritora independiente, editora y especialista en marketing de contenido que reside en Ossining, Nueva York. Anteriormente, ha escrito para Cosmopolitan, Real Simple y DealNews entre otras publicaciones.

¿Te interesa el espacio de trabajo? Ponte en contacto con nosotros.