¿La productividad aumenta al trabajar de forma remota?

Los estudios demostraron que es posible. Esto es lo que los empleados y los empleadores deben tener en cuenta para que el trabajo remoto funcione.

El trabajo remoto ganó mucha popularidad en los últimos años. En la actualidad, en los EE. UU., más de 4 millones de personas trabajan desde casa al menos la mitad del tiempo, y ese número creció más del 40 por ciento en los últimos cinco años. 

Los trabajadores anhelan flexibilidad en su trabajo. De acuerdo con una encuesta reciente de LinkedIn, el 82 por ciento de los profesionales quiere trabajar desde casa una vez por semana o más, y el 57 por ciento quiere hacerlo tres o más días.

Los beneficios de trabajar desde casa para los empleados son obvios: menos tiempo perdido en traslados diarios, comida casera en lugar de comprada y la capacidad de hacer tareas del hogar durante la jornada laboral, como lavar ropa o firmar entregas. La flexibilidad mejora el equilibrio entre la vida profesional y personal, pero también ofrece beneficios significativos para los empleadores.

Dado que muchas empresas alrededor del mundo cambiarán a un modelo de trabajo remoto durante las próximas semanas, compartimos sugerencias para que la tarea sea satisfactoria.

¿Los empleados pueden ser productivos mientras trabajan desde casa?

Cuando se trata del trabajo remoto, la preocupación más frecuente entre los gerentes es si los empleados trabajarán menos, pero los datos no respaldan esta hipótesis. De hecho, los diversos estudios llevados a cabo demuestran que, a menudo, los empleados son más productivos en casa que en un entorno de oficina. 

De acuerdo con un estudio de 2015, los empleados de un centro de atención telefónica de China que tuvieron la oportunidad de trabajar desde casa lograron un aumento del 13 por ciento en rendimiento, el 9 por ciento trabajó más minutos por turno, y el 4 por ciento recibió más llamadas por minuto. Un estudio más reciente confirmó estos hallazgos y descubrió los siguientes motivos principales por los cuales los empleados son más productivos desde casa:  

  • Menos distracciones
  • Menos interrupciones de colegas
  • Menos estrés por no tener que viajar a diario
  • Menos presión de vincularse en persona o presentarse solo por el hecho de presentarse
  • Niveles reducidos de ruido

Trabajar desde casa requiere bastante disciplina. Los empleados remotos más exitosos son los que hacen pausas regulares, tienen horarios de trabajo fijos y usan listas de tareas u otras herramientas de organización para mantenerse ordenados. 

¿Cómo es que el trabajo remoto ayuda a empresas y a empleados a ahorrar dinero?

Los empleados que trabajan desde casa ahorran dinero de traslado por reducir los costos en combustible o no tener que pagar transporte público. Para aquellos que a menudo compran café y almuerzos en la oficina, trabajar de forma remota les permite cocinar y gastar menos. 

Los empleadores también tienen la posibilidad de ahorrar cuando sus empleados trabajan desde casa. Si hay menos gente en la oficina, significa que se consume menos electricidad y otros recursos, y en espacios de trabajo flexibles, puede ser la oportunidad de hacer recortes y mudarse a una oficina más pequeña. El centro de atención telefónica del estudio de 2015 ahorró un promedio de $2000 por empleado con el trabajo remoto.

Un beneficio menos evidente del trabajo desde casa para los empleadores es la reducción de licencias por enfermedad. Muchos trabajadores se sienten obligados a ir a la oficina cuando están enfermos, pero durante épocas de resfríos y gripe, esto incrementa los riesgos de esparcir gérmenes. Al permitir que los trabajadores se queden en casa cuando están enfermos, el beneficio es una fuerza de trabajo más saludable y productiva. 

Los empleados que tienen flexibilidad están más satisfechos que aquellos que no la tienen. Esto se traduce en una mayor retención de empleados, que, a su vez, genera menos costos de contratación para suplantar a los trabajadores insatisfechos. 

Y ofrecer opciones de trabajo remoto les permite a las empresas competir por talento fuera de su zona geográfica. Por ejemplo, una empresa de Boise, Idaho, que busca un desarrollador web puede contratar a un empleado remoto de Silicon Valley, donde están los mejores talentos de la industria.

Cómo gestionar las relaciones durante el trabajo remoto

Dado que trabajar desde casa es diferente a ver en persona a los colegas todos los días, las expectativas son diferentes, y deben establecerse algunas reglas. Una desventaja del trabajo remoto (y es algo que debe considerarse cuidadosamente al implementar opciones o políticas de trabajo desde casa) es un potencial quiebre en la comunicación. 

Una forma de reducir el estrés es verificar que la tecnología funcione antes de comenzar con las videollamadas.

Cuando los empleados se comunican en persona, hacer preguntas o comentarios a los colegas es muy sencillo; solo basta acercarse al escritorio. El trabajo remoto hace que estas interacciones no sean posibles.

Para que los empleados puedan recrear este contacto, es esencial proporcionarles herramientas y tecnología de colaboración remota. Estas permiten mantener a los equipos alineados cuando están en diferentes ubicaciones. Las videoconferencias, los mensajes instantáneos y las plataformas de colaboración como Slack mantienen a los empleados comprometidos y conectados durante la jornada laboral, donde sea que estén. 

Y es importante que la tecnología que se use para facilitar la comunicación funcione bien. La mayoría de los profesionales saben lo que es estar en una videoconferencia fuera de la oficina y no poder escuchar a todos con claridad o seguir los temas que se están tratando por no tener apoyos visuales. Es muy importante garantizar que cada empleado tenga una conexión wifi estable en casa y que la tecnología realmente funcione. El estrés de un trabajador remoto puede dispararse cuando la tecnología falla.

Los equipos remotos no tienen que ser remotos en todo momento. Las fuerzas de trabajo distribuidas deben programar retiros empresariales o reuniones periódicas para que los empleados puedan interactuar en persona. 

La flexibilidad en el trabajo siempre fue una buena alternativa, pero, a medida que más empleados desean trabajar desde casa, se convirtió en un beneficio esencial. Para saber cómo hacerlo bien se necesita un poco de preparación. WeWork ofrece a las empresas espacios de coworking flexibles que puedan desarrollarse y evolucionar a la par de las necesidades de los trabajadores modernos. 

Jessica Hulett es escritora, editora y especialista en marketing de contenido independiente, de Ossining, Nueva York. Anteriormente, colaboró con Cosmopolitan, Real Simple, DealNews y más.

¿Te interesa el espacio de trabajo? Ponte en contacto con nosotros.