Una ventana al espacio de trabajo y una mejor forma de trabajar

La luz natural y ventanas increíbles pueden dar vida a una oficina

No es sorpresa que tener acceso a ventanas y luz natural genere una mejor forma de trabajar. Lo bueno es que cada vez más empresas se dan cuenta de los beneficios de tener un espacio de trabajo con muchas ventanas.

Esos beneficios incluyen la habilidad de concentrarse mejor y relajar los ojos. En un estudio realizado por un profesor de Cornell del Departamento de Diseño y Análisis Ambiental, los trabajadores de oficinas que tenían luz diurna informaron un descenso del 84 % en síntomas de fatiga ocular, dolores de cabeza y visión borrosa, factores que pueden afectar la productividad.

Además, el estudio demostró que los trabajadores que se sientan cerca de una ventana y están expuestos a la luz del día aumentaron su productividad en un 2 %. Si bien eso no parece mucho, si se calculan las cifras en función de la cantidad de días de la semana laboral y el número de empleados, unas pocas ventanas pueden tener un alto retorno de la inversión.

Por otro lado, sentarse todo el día bajo luces fluorescentes en un espacio sin ventanas podría aumentar la irritabilidad y fomentar condiciones más graves, como el trastorno afectivo estacional (TAE).

Otro informe de 2018 de la empresa británica Staples reveló que el 80 % de los trabajadores de oficina afirmaron que tener una buena iluminación en su espacio laboral es importante para ellos, mientras que aproximadamente un tercio dijo que una mejor iluminación los haría más felices en el trabajo. 

¿La conclusión? Las organizaciones deberían invertir en ventanas que proporcionen luz natural a los empleados. Inspírate en estas ubicaciones de WeWork que no solo proporcionan mucha luz natural, sino que también incorporan diseños impresionantes y funcionalidad en sus ventanas.

Ventanas por todas partes

No importa en qué esquina de la oficina de WeWork 1 Boylston, en Boston, te aventures, ya que nunca te sentirás atrapado en un espacio oscuro y monótono. Las grandes ventanas que rodean el perímetro, junto con los tragaluces superiores, permiten que ingrese mucha luz natural.

Un banco para sentarse en el interior

Cuando uno trabaja en el acogedor rincón junto a la ventana arqueada del piso al techo de WeWork 2 Minster Court, en Londres, siente como si estuvieras afuera, en un banco del parque. No importa si quieres trabajar mientras descansas ocasionalmente para observar a la gente o si solo tomas un breve descanso junto a la ventana, ya que ese sitio es un encantador y relajante rincón para alejarse del escritorio.

Gran entrada

Tanto desde afuera como desde dentro del área de recepción de WeWork Chromium, en Bombay, las amplias ventanas con cristales metálicos en forma de diamante son impresionantes. El espacio ventilado es perfecto para recibir a los visitantes de la oficina o para una rápida reunión en la sala de espera. 

Una sensación de terraza

Entrar en esta área común de WeWork 92 Champs-Élysées, en París, es casi como estar disfrutando de un almuerzo en la terraza. La forma curva de la sala y las ventanas del piso al techo envuelven a los miembros mientras toman un descanso o tienen una reunión improvisada con sus colegas.

Una pared de ventanas 

Vistas majestuosas es una descripción apropiada de lo que los miembros de WeWork Artz Pedregal, en Ciudad de México, experimentan cada día desde sus oficinas. Toda la fachada del espacio está hecha de ventanas que proporcionan una vista pacífica de la vegetación y el horizonte lejano.

Efecto invernadero

Algunas ventanas muestran vistas espectaculares, pero las que se encuentra en WeWork Avic Capital Tower, en Beijing, son únicas. Con el verdor que se extiende a lo largo del fondo, evocan una sensación de invernadero, lo que hace que el espacio de trabajo sea brillante y vibrante. 

Una explosión de color

La ventana que se ve aquí, en WeWork Trinity Place, en Shanghái, cumple dos funciones: iluminar la sala y funcionar como pared. El colorido vitral ubicado en el centro de la ventana se convierte en el punto focal del espacio y muestra el estilo artístico de la región.

Un vistazo hacia afuera

En un mundo ideal, cada ventana tendría un asiento para esos momentos en los que uno solo quiere hacer una pausa y apreciar el exterior. WeWork 5161 Lankershim Boulevard, en Los Ángeles, hace exactamente eso: tiene asientos acolchados y almohadas para animar a los trabajadores a tomarse cinco minutos de descanso.

Dawn Papandrea es una escritora independiente que se enfoca en relaciones laborales, finanzas personales y educación superior. Sus escritos han aparecido en numerosas publicaciones, como Family Circle y Monster.com. Síguela en Twitter.

ARCHIVO EN
PRODUCTIVIDAD
¿Te interesa el espacio de trabajo? Ponte en contacto con nosotros.