Un beneficio inesperado de la oficina: mejor salud mental

“Claramente no puedo trabajar solo”, comenta un ingeniero que visita WeWork en busca de una salida muy necesaria

Las formas en que trabajamos han cambiado radicalmente. Las reuniones virtuales y las oficinas remotas se han convertido en la norma cuando hablamos de espacios de trabajo. ¿Cómo hacen las personas para mantener el equilibrio entre la vida profesional y personal cuando viven y trabajan en el mismo lugar? ¿Cómo se mantienen enfocadas mientras lidian con cuestiones de salud y seguridad? En el nuevo mundo del trabajo, las personas comparten historias sobre cómo llevan adelante sus vidas profesionales, y prosperan, utilizando herramientas como WeWork All Access y WeWork On Demand en la nueva normalidad.

Antes de la pandemia, muy pocos de nosotros elegíamos nuestras casas en función de si nos gustaría o no trabajar en ellas. Erik Barbara ciertamente no lo hizo. Él y su esposa eligieron su lugar en Austin porque amaban la ubicación y había suficiente espacio para la pareja y sus dos hijos pequeños. Pero entonces llegó la pandemia, y Barbara pasó a estar en casa todo el tiempo. Al séptimo mes, ya no aguantaba la situación.

“Comencé a sentir los efectos de trabajar desde casa en mi salud y en cómo interactuaba con mi familia”, explica Barbara. Terminaba una llamada de trabajo a las 5:30 e inmediatamente estaba con su familia en la mesa de la cocina. 

“Mi mente todavía estaba resolviendo los problemas laborales que tenía porque no había un momento de separación. Era divertido escuchar a mis hijos gritar y reírse durante el día, pero cuando lloraban, gritaban y hacían berrinches, no podía concentrarme, y empezaba a sentir que no estaba trabajando lo suficientemente bien”, dice.

Al principio, Barbara trabajó en la cochera de su casa. No había otro espacio donde no se topara con los niños. Fue divertido y emocionante, nuevo y novedoso. Luego, cuando parecía que la nueva normalidad no terminaría pronto, Barbara se compró un escritorio. Pero el único lugar para colocarlo era en su dormitorio, que difuminaba aún más las líneas entre el espacio personal y el profesional. 

“Tenía todo el peso psicológico de la pandemia, que era mucho, y luego literalmente salía de la cama para trabajar en mi escritorio”, dice Barbara. “Fue difícil hacer la transición de trabajo a casa simplemente bajando las escaleras. Estaba en la mesa de la cocina con mi familia mientras pensaba en el problema que había estado evaluando hace unos minutos en mi laptop desde la planta alta”.

Barbara es ingeniero de una empresa emergente en fase final llamada DataGrail que ayuda a diferentes organizaciones a automatizar el cumplimiento de las normativas de privacidad en constante evolución. Su equipo está distribuido en diferentes zonas horarias. Él trabaja en la zona horaria central de Austin y tiene que coordinar con ingenieros de software en Seattle, San Francisco, Portland e incluso con un nómada digital ubicado actualmente en México. La capacidad de concentrarse es fundamental para hacer varias tareas en simultáneo. 

En octubre decidió que tenía que hacer un cambio para preservar su salud mental. Al principio, pensó que solo haría una prueba de WeWork All Access para poder trabajar en WeWork 600 Congress Ave, en Austin. Pensó que cambiaría un poco las cosas y que luego podría cancelar la membresía y volver a la misma rutina de antes. 

Antes del 2020, muchos de nosotros probablemente jamás hubiésemos dicho que extrañaríamos los traslados diarios al trabajo. Pero una vez que desaparecieron, muchos reconsideramos esa idea. Barbara ciertamente lo hizo. El traslado al trabajo se convirtió en algo mucho más importante que el tiempo que tardamos en desplazarnos. Se convirtió en un descanso, una delineación entre el trabajo y la vida en el hogar. 

El viaje en bicicleta de 15 minutos de Barbara a un gran espacio de oficina en el centro de Austin fue un cambio más que positivo.

Barbara disfruta de la terraza al aire libre de WeWork 600 Congress Ave en Austin.

“Por la mañana hacía un poco de ejercicio, lo cual había sido difícil durante la pandemia, y el viaje diario me daba una buena separación entre los dos mundos”, comenta Barbara. “Puedo mentalizarme en el trabajo y luego volver a casa y guardar mi mochila. Puedo separar las cosas del trabajo de las de casa”. 

Decidió continuar con su membresía de WeWork All Access una vez finalizado el período de prueba. 

“Haber mejorado mi salud mental es el mayor beneficio que obtengo de mi plan de WeWork All Access, y es uno que no estaba anunciado y que no esperaba”, comenta. “Claramente no puedo trabajar solo”.

Ahora Bárbara divide su día entre un hot desk (donde coordina las actividades de su equipo de ingeniería, revisa código y envía correos electrónicos) y una cabina telefónica para llamadas de Zoom y reuniones de equipo. 

Su empresa le proporciona un estipendio de $ 250 al mes para cubrir el espacio de coworking, y Barbara paga el resto de su bolsillo. “Vale la pena”, dice. “Trabajar en WeWork y fuera de casa tiene un efecto tangible en mi salud mental, lo que justifica el costo de la membresía”.

Y aunque las interacciones sociales en la oficina son aún menores de lo que solían ser debido a las restricciones pandémicas, hay algo reconfortante en estar nuevamente rodeado de extraños en el mundo.

“Es bueno recordar que el mundo está lleno de conexiones fortuitas. El simple hecho de ver a otras personas me recuerda que existen otras cosas además de las llamadas de Zoom”, dice Barbara. “La capacidad de conectarse con personas fuera de nuestros círculos cercanos nos recuerda que esto es temporal, que el mundo volverá a tener esas interacciones sociales pronto”.

Jo Piazza es un periodista galardonado, autor de éxitos de ventas, estratega digital y presentador de podcasts.

¿Te interesa el espacio de trabajo? Ponte en contacto con nosotros.
¿Te resultó útil este artículo?
thumbs-up thumbs-down