El equipo de Slack de la ciudad de Nueva York estaba deseando colaborar en persona. Así que se les ocurrió una manera creativa de hacerlo.