La vida fuera de un cubículo

Sigue la jornada de dos empleados de grandes empresas: uno de ellos trabaja desde un cubículo y el otro en WeWork

Para miles de empleados de grandes empresas, ir a la oficina sigue significando trabajar desde un cubículo todo el día. Pero la oficina no tiene por qué quedar restringida a un cubículo. Sigue la jornada de dos empleados en una oficina, uno de ellos trabaja desde un cubículo y el otro en WeWork.

Reúnete con facilidad

Cuando celebras reuniones, ¿quieres que también estén presentes tus compañeros a través de la pantalla? En WeWork, contamos con amplias salas de reuniones en las que puedes intercambiar ideas y colaborar al tiempo que mantienes la distancia social.

Di adiós al triste almuerzo delante del ordenador

¡Hora de comer! Cuando comas una ensalada delante del ordenador, asegúrate de que no quede nada atrapado en el teclado. Otra opción es comer con tus compañeros en la zona de la cocina abierta en WeWork.

Una habitación con vistas

Tener acceso a luz y buenas vistas es fantástico para la productividad. En un espacio con cubículos, tendrás que mirar más allá de varios de ellos para obtener una vista a través de la ventana. No ocurre así en WeWork, donde resulta fácil trabajar en un escritorio junto a grandes ventanales.

Disfruta del espacio y socializa

Querrás contar con espacio extra para hacer vida social en el trabajo. En lugar de estar apretujado en un cubículo, en WeWork puedes disfrutar de lounges abiertos con cómodos asientos.

Y ya que estás, disfruta de algo de sol

Podrás rememorar tus últimas vacaciones echando un vistazo a las fotos en el ordenador mientras estás en la oficina. También puedes trabajar al aire libre en muchas ubicaciones de WeWork con terraza y disfrutar de algo de sol a lo largo del día mientras trabajas. 

Ivan Ehlers es escritor y dibujante en Los Ángeles.

¿Te interesa el espacio de trabajo? Ponte en contacto con nosotros.
¿Te ha parecido útil este artículo?
thumbs-up thumbs-down