Así están haciendo frente al COVID-19 las principales empresas del mundo

A medida que los empleados vuelven al trabajo, las empresas resilientes dependerán más que nunca de la flexibilidad en el sector inmobiliario

Miles de empresas con millones de empleados se han visto obligadas este año a implementar y experimentar el trabajo desde casa. Durante la pandemia de COVID-19, las empresas han tenido que adaptarse rápidamente a las nuevas normas de trabajo. El éxito de sus actividades a corto plazo ha dependido en gran parte de la agilidad de los equipos para adaptarse al cambio. Ahora, a medida que las ciudades de todo el mundo recuperan su actividad, los empleados están regresando poco a poco a las oficinas.

Queríamos saber qué es lo que han aprendido las principales empresas durante este periodo de trabajo desde casa, así como sus impresiones sobre los nuevos lugares de trabajo. En nuestras conversaciones con los directivos y responsables de toma de decisiones del sector inmobiliario y de las principales empresas del sector, hemos tratado temas como la vuelta al trabajo o el papel que desempeñan las oficinas en la nueva normalidad. 

Más allá de los requisitos a corto plazo para contar con espacios seguros a los que los empleados puedan volver, las estrategias a medio y largo plazo pasan por fomentar la productividad y desarrollar una cultura consolidada en torno a valores como la capacidad de elección, la confianza, el bienestar y la salud. 

En una época de grandes cambios, las empresas sólidas con culturas consolidadas en el lugar de trabajo se basan en el liderazgo, la capacidad de gestión y, lo más importante, la reafirmación de que las personas se sientan conectadas con sus compañeros y con la misión de la empresa. Estas son algunas de las preguntas que hemos planteado a una serie de líderes empresariales y los datos que hemos obtenido de sus respuestas. 

P: ¿Es sostenible contar con una plantilla completamente remota?

Para la mayoría de las empresas, no es probable. 

La oficina no ha muerto. De hecho, en el caso de muchas empresas, va a reconvertirse en un centro de colaboración distribuido. Si bien parte del personal ser productivo trabajando de forma remota en el corto plazo, esta modalidad hace que sea difícil trabajar en equipo, además de que dificulta llevar a cabo ciertas dinámicas con los clientes. 

Los líderes del sector opinan mayoritariamente que el lugar de trabajo presencial es una herramienta importante para conectar a las personas y mantener su inspiración y motivación. De hecho, consideran que es un factor clave para el éxito a largo plazo de una empresa. WeWork se ha construido sobre esta idea y nuestros espacios físicos subrayan la importancia de estos elementos. 

WeWork Spectrum Center en Irvine.

Los directivos del sector inmobiliario con los que hemos hablado coinciden en que el futuro del trabajo probablemente pase por un modelo híbrido de trabajo presencial y en remoto. Muchas empresas recurrirán al modelo de núcleo y radios: unas pocas ubicaciones centrales y varios espacios flexibles. De esta forma, los empleados podrán trabajar en aquellos lugares en los que les resulte más cómodo y así podrán evitar los largos desplazamientos en transporte público. 

Es posible que las organizaciones cuenten con menos empleados a diario, lo que supondrá un menor número de escritorios en un espacio. Asimismo, habrá más tecnología para conectar a los equipos físicos y digitales, lo que permitirá crear las mismas experiencias para todos.  

De hecho, ya están surgiendo nuevos términos que describen el hecho de que los empleados deberían poder trabajar desde cualquier lugar: el trabajo en la oficina(#WFO), el trabajo cerca de casa (#WFNH), el trabajo desde casa o el trabajo desde una tercera o cuarta ubicación flexible (#WF 3rd/4th Place Flex). 

P: ¿Cómo podemos ayudar a la gente a trabajar de manera segura y responsable?

Garantizar la salud y la seguridad de los empleados es prioritario para los ejecutivos. 

Los líderes del sector están colaborando estrechamente para encontrar soluciones que permitan alcanzar un equilibrio entre las directrices de las autoridades gubernamentales y las organizaciones sanitarias, y las funciones, procedimientos y comodidad de sus equipos internos. Muchas empresas han creado comités de dirección sobre COVID-19 que se reúnen a diario para debatir sobre sus planes a corto y largo plazo.

Temas como la confianza o la posibilidad de elección en el lugar de trabajo han dejado de ser tabú. De hecho, se está produciendo un cambio cultural en muchas empresas. Los modelos tradicionales de gestión del personal están cambiando con rapidez. Va a ser necesario formar a los empleados acorde a esto, lo que supone una novedad para algunas empresas. 

Los líderes se están centrando principalmente en el desarrollo de directrices operativas para sus espacios de oficina. Estas directrices incluyen instrucciones sobre aforo, calidad del aire, seguridad y limpieza. Asimismo, las empresas están actuando con prudencia y dando a sus empleados libertad en lo relativo a la decisión de regresar. Han empezado pidiendo al 25 % de la plantilla que vuelva e irán avanzando a partir de aquí. Ninguna de las empresas ha establecido «obligaciones» sobre el regreso al trabajo presencial. 

WeWork 140 Crosby en Nueva York.

Los responsables del sector inmobiliario pueden supervisar la asistencia en fases y las estrategias de equipos divididos para garantizar un uso optimizado de los espacios. Las empresas también están desarrollando nuevas tecnologías exclusivas que incluyen índices sanitarios proactivos y predictivos para los edificios, rastreadores de tráfico de personas, entradas cronometradas e informes sobre temperatura remotos. 

En WeWork, estamos trabajando para reducir la densidad de nuestro espacios y garantizar el distanciamiento profesional. Estamos mejorando la circulación del aire interior, supervisando las limpiezas periódicas e incluyendo dispensadores de toallitas y de desinfectante en las zonas comunes. 

P: ¿Deberíamos replantearnos nuestra cartera de oficinas?

Si la idea de cartera flexible es nueva para ti, sí. 

La flexibilidad va a ser clave para el futuro del trabajo. Esto implica que las empresas probablemente ofrecerán a los empleados la posibilidad de trabajar desde diferentes ciudades, en edificios distintos y cuando les resulte más útil.

Todas la empresas van a acelerar sus esfuerzos para mejorar la flexibilidad de sus bienes inmuebles. Algunas esperan reducir su espacio arrendado en un 25 % para ahorrar costes y para reinvertir ese ahorro en otros recursos como espacios centrales o tecnología. 

Incluso antes de la pandemia, las organizaciones eran reacias a firmar alquileres a largo plazo, ya que resulta difícil predecir las necesidades futuras. Ahora, en un entorno en el que las empresas están considerando la posibilidad del trabajo remoto parcial, las carteras de oficinas flexibles serán esenciales para garantizar el éxito empresarial a largo plazo.

WeWork está diseñado para facilitar este cambio. Nuestros espacios fomentan la comunidad, la innovación y la colaboración, y proporcionan a las empresas la flexibilidad que necesitan en las principales ciudades del mundo. Estos espacios son una opción ideal para su uso como «terceros espacios» para ofrecer apoyo a las personas que no pueden trabajar desde casa, no les gusta hacerlo desde una cafetería o no están listas del todo para volver a los desplazamientos en transporte público. 

Juntos somos más fuertes

Las empresas se han enfrentado a crisis anteriormente. Sin embargo, el COVID-19 supone una crisis nueva y particular. Nos ha obligado a pensar de forma diferente sobre la naturaleza de las conexiones humanas: cómo nos reunimos, la forma en la que trabajamos en equipo, cómo nos comunicamos y de qué manera podemos ser flexibles y fuertes. 

Sin duda, el futuro del trabajo vendrá determinado por esta experiencia. Este es en parte el motivo por el que resulta tan importante compartir lo que estamos aprendiendo sobre la forma en que adaptamos los espacios de trabajo, con el fin de que sean seguros y fomenten la productividad. A medida que hablamos con los responsables del sector empresarial e inmobiliario, estamos seguros de que saldremos de todo esto más fuertes y más inteligentes. Nos sentimos orgullosos del trabajo que WeWork y nuestros socios estamos llevando a cabo para apoyar a las empresas a medida que gestionamos los retos asociados al COVID-19.

Ronen Journo es vicepresidente ejecutivo de empresas y lugares de trabajo de WeWork. Tiene experiencia en la transformación de empresas, la mejora de la experiencia en el lugar de trabajo y el liderazgo en organizaciones regionales y globales. Asimismo, colabora con algunas de las empresas más grandes del sector y organismos públicos tanto a nivel regional como mundial. Journo ha dirigido varios equipos multidisciplinares para desarrollar soluciones que tienen por objeto satisfacer objetivos fundamentales del negocio a través de la plataforma SpaceAAService. Anteriormente, dirigió el concepto de campus urbano We en WeWork Londres. Asimismo, puso en marcha Powered By We en esa región. 

Liz Burow es vicepresidenta de estrategia para el lugar de trabajo y soluciones para empresas de WeWork, y trabaja para integrar los resultados de la investigación en los productos físicos, así como en la alineación de elementos como el espacio, la cultura y la marca. Se encarga de dirigir la estrategia sobre lugares de trabajo empresariales, que se basa en elementos como la antropología, el diseño, la ciencia de datos, la actividad empresarial y la arquitectura. Burow es una experta facilitadora y formadora. Cuenta con un Máster en Arquitectura por el MIT. Además, suele escribir y dar charlas sobre creatividad, innovación, formación para el diseño y el futuro del trabajo.  

¿Te interesa el espacio de trabajo? Ponte en contacto con nosotros.