Cómo innovar como un disruptor

Por Veresh Sita, Directora global de Powered by We, Advisory, WeWork

Todas las empresas deben innovar para sobrevivir, lo que puede suponer un desafío. Sin embargo, hay formas de crear un entorno que impulse una necesidad de cambio y fomente una cultura de innovación.

WeWork en Gas Company Tower en Los Angeles

Todos sabemos que debemos innovar para sobrevivir. Algunas empresas parecen dominar el arte de la innovación: tienen la capacidad de derribar muros, crear productos, cambiar de estrategia a la velocidad del rayo y transformar sectores enteros. Sin embargo, para muchos, la innovación es un desafío complejo. El proceso, las personas y las regulaciones se interponen en el camino.

Como líder empresarial global, ¿cómo puedes animar a tu equipo a innovar como un disruptor?

Dicen que la necesidad es la "madre" de la invención. Crecí en Sudáfrica donde, para mí, la escasez era una forma de vida. Teníamos que aprovechar al máximo lo poco que teníamos. Innovamos de manera natural, sin ni siquiera llamarlo así.

La mayoría de las empresas globales no sufren de escasez: incluso si se tienen que enfrentar a nuevas empresas que entran fuerte, todavía tienen un gran capital y recursos. No es de extrañar que no puedan innovar. La verdad es que no han creado una necesidad imperiosa de hacer algo de manera diferente. Sin embargo, he descubierto que hay algunas formas de crear un entorno que impulse una necesidad de cambio y fomente una política corporativa basada en la innovación.

Cambiar los negativos por positivos

Escasez. Rudimentario. Fracaso. Estas palabras tienden a tener connotaciones negativas. Sin embargo, en el contexto de la innovación, tiene un matiz positivo.

Cuando las personas escuchan la palabra escasez, piensan que se les priva de los recursos que necesitan para tener éxito. Sin embargo, las nuevas empresas saben que operar con escasez te hace pensar creativamente, lo cual es emocionante y estimulante y puede infundir a los equipos un fuerte sentido de propósito.

Rudimentario es otro término infravalorado, pues no significa que tenga que ser mediocre. La innovación requiere velocidad (rapidez, agilidad y la capacidad de adaptarse rápidamente), y lo rudimentario lo facilita. Trabajar de forma rudimentaria supone utilizar pocos recursos y ahorrar tiempo mientras lo haces.

Todos los procesos que implementa una empresa están destinados a evitar el fracaso y, cuando todos los sistemas son a prueba de fallos, nunca hay espacio para ser creativo y ampliar los límites. Los líderes deben realizar una ingeniería inversa y crear entornos seguros en los que los empleados estén capacitados para probar una hipótesis, analizar los resultados y experimentar más. Cuando fracasar se considera un "aprendizaje acelerado", es cuando la innovación ocurre.

Cuando fracasar se considera un 'aprendizaje acelerado', la innovación ocurre.

Veresh Sita, Directora global de Powered by We, Advisory, WeWork

Administrar como un capitalista de riesgo

Todo líder necesita trabajar como un capitalista de riesgo. Los capitalistas de riesgo tienden a sentirse cómodos con el riesgo: saben que cuando invierten en nuevas empresas, esas compañías evolucionarán constantemente. Los capitalistas de riesgo les permiten hacer lo que necesitan porque creen que lo que aprendan finalmente les ayudará a lograr el éxito. Si todos los líderes empresariales adoptaran el mismo enfoque, les darían a sus equipos la libertad que necesitan para innovar.

A lo largo de mi trayectoria profesional, he adoptado ese enfoque y he visto resultados increíbles. Un ejemplo es cuando era CIO de Alaska Airlines. Los vuelos son uno de los principales beneficios de los que disfrutan los empleados de las aerolíneas. Sin embargo, los empleados no disponían de un modo sencillo de reservar sus viajes. Para resolverlo, creé un equipo de empleados motivados y les di un presupuesto limitado y total libertad para operar como una startup. Asigné un líder y le permití que se comportara como el CEO de la startup. El equipo creó prototipos muy rápidamente, estableció laboratorios de experiencia de usuario, se asoció con compañías locales y realizó demostraciones en eventos de equipo. Durante el proceso, resolvieron desafíos políticos, presupuestarios, técnicos y de personal. Finalmente, su arduo trabajo resultó en una aplicación móvil que se conoce como Hopper y tiene una interfaz web y un equipo específico.

Tal vez, lo más importante fue que el éxito de Hopper estableció una política corporativa más basada en la innovación, en la que los empleados están capacitados para desarrollar soluciones que mejoren las experiencias de los clientes y los empleados.

Crear espacios físicos que impulsen la innovación

La innovación no es solo una mentalidad o un proceso: los espacios físicos en los que trabajan los equipos también desempeñan un papel. Las personas tienden a adaptar su comportamiento para que coincida con su entorno. Por ejemplo, si llevara a alguien a un lugar de culto, a un concierto y a una biblioteca, esa persona probablemente se comportaría de manera diferente en cada lugar. Cada espacio inspira una gama diferente de sentimientos, emociones, procesos de pensamiento y patrones de comportamiento de las personas que los habitan.

Cuando hablamos de innovación y startups, la frase que siempre se usa es "tres chicos en un garaje". Algunas de las startups más exitosas del mundo comenzaron en garajes, Amazon y Apple, por ejemplo. He aquí por qué: el garaje es un entorno seguro. Es informal, acogedor y privado; es parte de la casa de alguien. Es flexible: cuando tu garaje es tu oficina, puedes establecer tus propios horarios. Puedes salir, levantarte y cambiarte a otras habitaciones. Eres libre de trabajar en el estilo que mejor se adapte a ti. Esta libertad permite a otras personas pensar de forma creativa sin preocuparse por las críticas.

Cuando impones límites de tiempo y espacio a las personas, no pueden sacar su yo creativo. Si Jeff Bezos y Steve Jobs se hubieran visto obligados a trabajar en cubículos grises y monótonos, apuesto a que sus niveles de innovación no habrían sido los mismos. Esto no quiere decir que los equipos tengan que trabajar en garajes, sino que elimines las limitaciones de tiempo y espacio y ofrezcas a las personas entornos donde se sientan libres de pensar y crear sin inhibiciones.

WeWork en Ciyunsi (Beijing)

Formar equipos diversos

La diversidad es, quizás, el ingrediente más necesario para la innovación.

Somos la suma de las experiencias de nuestra vida. Nuestras culturas, géneros, religiones, orientaciones sexuales, lugares de origen, idiomas, aprendizaje y educación influyen en las perspectivas que aportamos a un tema.

Los mismos tipos de personas explorarán un solo camino. Debemos explorar muchos para encontrar el éxito.

Cuando se trata de eso, la innovación no es más que la resolución de problemas. Al proporcionar a tus equipos las condiciones adecuadas para hacer frente a los desafíos, crearán soluciones creativas que quizás nunca hayas creído posible.

Descubre cómo WeWork se asocia con compañías para crear entornos que promuevan la innovación.

Leer más

WeWork es un proveedor de espacios de trabajo global que diseña, construye y opera espacios atractivos para empresas de todos los tamaños. Explora nuestras historias y asociaciones aquí.